viernes, noviembre 19, 2004

Aprender a Observar

El necio duerme como si ya estuviera muerto, pero el maestro está despierto y vive para siempre. Él observa. Tiene claridad.

Lo único que hay que aprende es a observar.

¡Observa! Observa cada acto que realizas. Observa cada pensamiento que pasa por tu mente. Observa todos los deseos que toman posesión de tí. Observa incluso los peueños gestos: caminando, hablando, comiendo, tomando un baños. Sigue observándolo todo. Deja que cualquier cosa sea una oportunidad para observar.

Y al observar surge la claridad. ¿Por qué surge la claridad cuando observas? Porque cuanto más observador seas, menos te precipitarás. Te vuelves más delicado. Según vayas observando, tu mente charlatana parloteará menos porque esa energía se convertirá en observación; es la misma energía.

No hay comentarios: