domingo, noviembre 28, 2004

Buscando la Paz

Mejor que mil palabras huecas es una palabra que aporte paz.

¿Qué palabra es luminosa? ¿Qué palabra está realmente llena de fragancia? La palabra que aporta paz; y esa palabra nunca viene del exteior, es la apacible vocecita de tu propio corazón. Se escucha en los lugares más recónditos y profundos de tu ser: es el sonido de tu propio ser, es la canción de tu propia vida.

No se encuentra en las escrituras ni en discursos aprendidos. Solamente se encuentra si vas hacia dentro: únicamente se encuentra en la meditación, en profundo silencio.

Cuando te hayas abandonado todo el conocimiento prestado y te hayas quedado a solas, cuando no sepas ni una cosa; cuando funciones desde el estado de no saber, entonces se escucha.

No hay comentarios: