martes, noviembre 02, 2004

Los Niños Soldados

¿Será el mundo capaz de brindarles lo que necesitan, tan sencillo como la PAZ?

Unos 120.000 niños menores de 18 años, algunos de tan sólo 8 años, son obligados a actuar como niños soldados en todo el continente africano, a pesar de que se observa una dinámica de paz en muchas zonas conflictivas de África.
En Burundi, Costa de Marfil, la República Democrática del Congo, Liberia, Sierra Leona, Sudán, Uganda o Somalia, se ha secuestrado a niños en la calle o en aulas de colegio, campos de refugiados o campos para desplazados internos. También se han llevado a muchos de su propia casa a punta de pistola. Se sabe de niños que han ingresado voluntariamente en las filas del ejército o de grupos políticos armados tras haber sido apartados de su familia y verse expuestos a la pobreza
Una vez reclutados, algunos son enviados a campos de instrucción y adoctrinamiento militar, donde la mayoría soporta un trato violento. En la República Democrática del Congo, entre las funciones que los niños desempeñan en el frente están las de señuelos, detectores de posiciones enemigas, guardaespaldas de los comandantes y esclavos sexuales. La mayoría de las niñas reclutadas son explotadas sexualmente o violadas por sus superiores o por otros soldados. Niños y niñas a menudo sirven también como porteadores de munición, agua y víveres o como cocineros.

Natalia tiene 16 años. Procede de Kivu Meridional y fue reclutada por la RCD-Goma cuando tenía 12 años: «Vivía en mi aldea con mi madre y mis hermanos y hermanas. Un día los mayi-mayi atacaron nuestra aldea. Los soldados robaron todo lo que teníamos. Unos días más tarde, la aldea volvió a ser atacada por la RCD-Goma, que nos acusó de colaborar con los mayi-mayi y proporcionarles comida. Presencié cómo los soldados mataban a muchos de mis familiares de la aldea y violaban a mis dos hermanas y a mi madre.


»Estaba escondida, pero vi cuántos soldados violaban a mis hermanas y a mi madre. Estaba asustada y pensé que, si me alistaba en el ejército, estaría protegida. Quería defenderme. Una vez en el ejército, aprendí a llevar y a utilizar un fusil e hice guardias nocturnas y diurnas. Era horrible porque yo sólo tenía 12 años y los otros soldados a menudo me golpeaban y me violaban durante la noche. Un día, un comandante quería convertirme en su esposa e intenté escapar. Me capturaron, me azotaron y me violaron durante muchos días. »Tuve un hijo cuando sólo tenía 14 años. Ni siquiera sé quién es su padre. Me volví a fugar y esta vez conseguí escaparme. Pero hoy no tengo adonde ir ni comida para el bebé y temo volver a casa porque he sido soldado».

1 comentario:

xianseng dijo...

Avión de papel

Al rayo del sol una tarde,
ellos elevan un pequeño avión de papel,
sin pensar, que el verdadero
no pertenece a su juego
y hace al pueblo empezar a correr.

Mientras miran como su avión
comienza a caer
el almacén de la esquina empezó a arder
rodeados de fuego, y sin saber por qué
terminaban sus vidas, apenas comenzando los seis.

Sintieron que el mundo,
tan grande como es
no pudo protegerlos de aquel día cruel.
La vida de estos niños
quedará en la memoria
de ese cielo con sol que los vio nacer
y de aquellos que elevan en Paz
un avión de papel