viernes, noviembre 05, 2004

Sabiduría Sufí

Pequeñas historias de la Sabiduría Sufí - Paulo Coelho

Periódicamente iremos añadiendo a Zolsaihan historias de Paulo Coelho .Grandes reflexiones de la mano de este gran escritor. Espero que las disfrutéis.

Dar lo que se tiene


Un sabio llegó a la ciudad de Akbar, pero la gente no le dio mucha importancia. El sabio solamente consiguió reunir a unos pocos jóvenes, mientras el resto de los habitantes se reía de su trabajo.
Paseaba con su pequeño grupo de discípulos por la calle mayor, cuando un grupo de hombres y mujeres empezó a insultarlo. En lugar de fingir que no se daba cuenta, el sabio fue hacia ellos y los bendijo.

Al irse de allí, uno de sus discípulos comentó:
- Te dicen cosas horribles y les respondes con bellas palabras.
El Sabio respondió:-Cada uno de nosotros sólo puede ofrecer lo que tiene.


El mayor lujo


Al lado del monasterio de Ibak, vivía un sabio sufí, excelente negociante, que había acumulado una gran riqueza.
Un visitante del monasterio, al ver los altísimos costes de los trabajos de renovación del templo, dijo para quien lo quisiera escuchar:
- ¡He aquí que los caminos de la sabiduría se transforman en la senda de la ilusión! He encontrado a alguien que dice buscar la verdad y, sin embargo, está podrido de dinero.
Las palabras llegaron a oídos del sabio. Cuando le preguntaron que tenía que decir, comentó:
- Pensaba que lo tenía y acabo de descubrir que me faltaba una cosa. Ahora sé que soy relamente un hombre rico, pues he conseguido un lujo más sofisticado.
- ¿Y cuál es ese lujo más sofisticado? – quiso saber uno de los monjes.
- Ver a alguien que tiene envidia de ti.

La hora de la decisión

Un vendedor de camellos llegó a una aldea para vender bellos animales a un precio excelente.
Todos compraron, salvo el señor Hoosep. Pasado un tiempo llegó a la aldea otro vendedor. Traía camellos excelente, pero a un precio bastante más algo. Esta vez, Hoosep compró algunos animales.
- No compraste los camellos que eran casi gratis, ¿y ahora los adquieres por casi el doble? – le criticaron sus amigos.
- Aquellos que eran baratos a mí me resultaban muy caros, pues en aquella época tenía muy poco dinero –respondió. Éstos pueden parecer más caros, pero para mí son baratos, ya que tengo dinero más que suficiente para comprarlos.


Distinguir lo bueno de lo malo

Un panadero quería conocer a Uways, y éste fue a su panadería disfrazado de mendigo. Cogió un pan y empezó a comérselo. El panadero lo golpeó y lo echó a la calle.
- ¡Loco!- le dijo un discípulo que llegaba-.¿No ves que acabas de echar al maestro, a quien querías conocer?
Arrepentido, el panadero salió a la calle y preguntó que podía hacer para que lo perdonase. Uways le pidió que los invitase a comer a él y a sus discípulos.
El panadero los llevó a un restaurante excelente y pidió los platos más caros.
- Así distinguimos al hombre bueno del hombre malo –dijo Uways a sus discípulos en mitad de la comida-. Este panadero es capaz de gastar diez moneadas de oro en un banquete porque soy célebre, pero no puede dar pan para que se alimente un mendigo hambriento.

No hay comentarios: