viernes, diciembre 31, 2004

La Luz de la Esperanza

Quedan pocas horas para el fin de año, yo llevaré conmigo las más de 120.000 personas muertas por el tsunami y por desgracia cada año se unirán más.

Algún día espero poder dar un poco de luz de esperanza por medio de algún proyecto futuro que tengo en mente aunque sea a varios de los millones de seres humanos.

A diferencia de nosotros ellos no tienen navidades, no tienen cumpleaños ni vacaciones, sobreviven ante la adversidad, y algunos con felicidad. Para mi esa es la verdadera felicidad, nosotros en cambio derrochamos comida, nos compramos cosas que al fin al cabo son inservibles, que con el tiempo no nos pondremos o utilizaremos y que al final tiramos.




Parece increíble que derrochemos tanto dinero en tonterías y luego no seamos capaces de aportar 5 miserables euros a alguna ONG.

Sobre todo cuando le preguntas a cualquiera ¿Por que? y te responden siempre con lo mismo. "¿Como sabes que llega el dinero?".

Tu podrías haber nacido allí. ¿No te gustaría que te ayudasen?...
Deseo un poquito de luz y de esperanza para todos los afectados del terremoto en la INDIA y para todas aquellas personas que no podrán pasar unas buenas Navidades mucha salud y felicidad.

jueves, diciembre 30, 2004

Lejos de su Tierra

Kilema es la conexión entre el Norte y el Sur, un cruce entre culturas, la casualidad hecha música. Es fiel a sus raíces, pero se deja seducir por los aires que respira.

Kilema nació en 1960 en Toliara (Madagascar). A los 12 años en Amborogon, su barrio natal pasaba el tiempo fabricando guitarras de 4 cuerdas, con cables de frenos de viejas bicicletas, para tocar con amigos y vecinos. Randrianantoandro Clément, su nombre real, vivió su infancia bajo la influencia musical de sus hermanos, miembros de bandas locales, que realizaban ensayos semanales en casa. En los años 80 Kilema finaliza sus estudios de Inglés en la Universidad de Ankatso e la capital de Madagascar (Antananarivo), y allí comienza su carrera musical en distintas bandas. Tras ser seleccionado en un casting, pasa a ser vocalista del grupo del Hotel Hilton junto a Mamy y Hanitra, Sammy, Niny, Jaokely y Eric, formación conocida más adelante como "Cadence Bleue".

Vocalista y multi-instrumentista, Kilema se considera nómada y como tal se desplaza allí donde la música es posible y tiene vida. En 1993 viaja a Paris y conecta con uno de los grupos malas y de mayor proyección internacional "Justin Vali Trio". Durante más de tres años recorre los principales escenarios del mundo de la mano del Real World de Peter Gabriel, en los festivales WOMAD (Japón, Australia, Nueva Zelanda, etc.), participando como grupo invitado en el mítico Woodstock 94 (EE.UU). En 1997 Kilema crea su propia banda. Dos años más tarde graba su primer disco en solitario: "Ka Malisa" (Iris Musique-Harmonia Mundi-Francia 1999). Con el año 2000 comienza una nueva aventura: Andalucía (España), donde nace "Lavi-tany" (Lejos de su tierra). En este último trabajo discográfico, Kilema retoma sus raíces con los sonidos más puros del Marovany, Kabosy y Katsá.


Luchemos juntos contra la corrupción, y los robos de Cebú.
Políticos: la gente esta sufriendo y los problemas no se resuelven solo sentándose alrededor de una mesa.
Juntemos nuestras fuerzas para terminar con tanta demagogia.

miércoles, diciembre 29, 2004

Un Nuevo Nacimiento

Con sus 2,9 kilogramos de peso, Sara a las 11:40 del 28 de noviembre de 2004 vino al mundo.



Querida Sarita

Aún recuerdo cuando tu mama nos dijo a Nelkita y a mí, estoy embarazada. Entre sonrisas, se sentía feliz sabiendo que Dios había decidido que fuera ella la madre de uno de sus hijos.

Hoy ha sido el día. Aún desorientada y sin saber muy bien donde estas, te sientes feliz y segura sabiendo que mama estará siempre junto a ti.

Estaba oscuro...
Solo el rayo de la luz de tus ojos.
Me enseñaste a respirar
y tus entrañas acariciaban mi frágil cuerpo.
.
Soñaba con colores
y te imaginaba hermosa,
fueron nueve meses en un mundo rosa.
.
Crecí de a poco con tu calor
me alimentaba con tus caricias
y frases de amor.
.
El momento llegaba
iba a conocerte,
estaba muy protegida
con miedo de perderte...
.
Se hizo la luz
una mañana de diciembre,
mamá ahí estabas tú
tan maravillosa y tan dulce
como te había imaginado.
.
Aprenderé con el correr del tiempo
y en mis andanzas peligrosas
de cada uno de tus consejos
valorados en cada acto,
y soñando cada vez
que me encuentro lejos,
con tus palabras
que envuelven mis vivencias
y acobardan los miedos de mi niñez.
..
Te quiero mama

martes, diciembre 28, 2004

Verdaderos Problemas

Penoso y bochornoso espectáculo por el idioma; Cataluña, Valencia y País Vasco

Soy un hombre al que le cuesta mucho entender por qué no nos comprendemos. Entre familias, discusiones, peleas, gritos. Entre lo que llamamos amigos, igual; no nos entendemos. Se hablan muchas veces las mismas lenguas y parece que hablásemos diferentes idiomas. Quieren imponernos un idioma en el trabajo. ¿Harás el trabajo mejor? Dicen que el que viene al hospital tiene derecho a oír la lengua que quiere (viva la libertad). Se acaba porque a mí me obligan a hablar un idioma que desde niño oí, pero que no practico. ¿Será falta de entendimiento? Llega un accidentado al hospital. Desorientación total, gente que corre, uniformes de colores que van y vienen, no entiende, hay sangre en su cuerpo, dolor en su alma. Al final encuentra quien vaya en su auxilio. Aparece una auxiliar de enfermería que sin decir palabra, pero con una sonrisa en la cara, lo lava, limpia sus heridas y le da calor humano. ¿Qué idioma necesitaba? Un poco de humanidad, dulzura y calor. Una mirada, un apretón de manos.

Hay verdaderos problemas que necesitan urgente una solución.



Mis palabras se las lleva el viento. Mi corazón NO

lunes, diciembre 27, 2004

Cuentecito Infantil

Esta tarde Nelkita y yo estuvimos ojeando antiguos libros que aún conservaba, con especial interés me fije en uno de cuentos.

La Aldea de los Gorriones



Dice así:


Había una vez, en Indonesia, un joven Bueno y valiente de nombre Lomaring. Vivía en una pequeña aldea con sus padres y cuidaba de sus arrozales. Como era trabajador y juicioso, el fruto de su trabajo era abundante y su plantación era la admiración de toda la comarca. Sus padres se sentían muy orgullosos de él y esperaban que algún día escogiera una esposa buena y trabajadora. Cuenda le llegó a Lomaring el momento de casarse, la elección no fue nada fácil. Su madre pasó revista a todas las jóvenes de la aldea, pero no encontró ninguna que en su opinión fuera digna de su hijo.Resolvieron entonces buscar la futura esposa fuera de la población y la madre de Lomaring quiso ir en persona a hacerlo.
-Te acompañaré madre,-dijo el joven. Mi padre se quedará para velar por los arrozales y la cosecha.
Visitaron las aldeas vecinas, luego los pueblos más aparatados, pero sin hallar la perla que anhelaban. Llegaron hasta lugares desconocidos, y encontraron muchas jóvenes casaderas, pero por una u otra razón, ninguna les convenía.Después de tres semanas de viajar, Lomaring dijo:
-Madre, hace mucho tiempo que dejamos el hogar. Tardaremos mucho en regresar, pues el camino es largo. Mis plantaciones de arroz pueden echarse a perder, porque mi padre es demasiado viejo para pensar en todo. ¡Volvamos inmediatamente a casa!
-¿Y tu esposa?
-En otra ocasión la buscaremos.La madre estuvo de acuerdo, y después de un largo viaje, llegaron por fin a casa. Encontraron todo en orden: la casa, los arrozales, y la vida siguió su curso normal. Lomaring cuidó mucho su tierra y la cosecha prometía ser particularmente abundante aquel año. Una tarde, cuando el joven regresaba a la casa con su padre, una enorme bandada de gorriones llegó volando bajo, sobrevoló los campos, luego se abalanzó de repente y en un abrir y cerrar de ojos picoteó todo el arroz. Enseguida reemprendió el vuelo, dio otra vuelta sobre las plantaciones y desapareció hacia el oeste.
Lomaring y su padre presenciaron impotentes el desastre, petrificados de estupor. Cuando se repusieron de la sorpresa, se dieron cuenta de que toda la cosecha se había perdido. Lo más extraño era que los gorriones no había tocado un solo grano de los arrozales vecinos. Afortunadamente, sus graneros estaban llenos de provienes y la familia se resignó a la pérdida de la cosecha, esperando que el próximo año fuera mejor. El joven reinició su trabajo con redoblada energía. Sembró cuidadosamente, esperó con impaciencia un año entero y fue recompensado con el retoño de numerosas plantas vigorosas. Lomaring y su padre se alegraban a pesar de que el arroz maduraba tardíamente en comparación con el de los vecinos.
Una tarde, sin embargo, en el momento ñeque volvía a casa, una gran bandada de gorriones nuevamente sobrevoló las plantaciones, se abalanzó y se comió el arroz en menos de un segundo. ¡Otra vez la cosecha perdida!
-¿Cómo puede ser esto?, pensaba tristemente el muchacho. El arroz está mas maduro en los campos vecinos y sin embargo esos gorriones escogen el mío. ¡Tengo que saber por qué!Al regresar a la casa, tomó una decisión, y se la comunicó a sus padres.
-En la casa tenemos provienes para doce meses; no padeceremos hambre. Resignémonos a esperar la próxima cosecha. Si la catástrofe se vuelve a repetir, abandonaré la aldea para siempre; ¡Lo siento por ustedes, queridos padres, pero nada me hará cambiar de opinión! El padre y la madre, aunque muy tristes por la idea de verlo partir para siempre, estuvieron de acuerdo con él. Todo lo que había sucedido era obra de la brujería, y para Lomaring era mejor no oponerse a las fuerzas sobrenaturales. Trascurrido un año. La plantación se convirtió nuevamente en un amplio cultivo de arroz, y también esta vez lo devoraron los gorriones aún sin madurar.
-Lomaring, lo único que puedes hacer, es irte, -dijo el padre. La mala suerte se encarniza contra ti.
-¡Es incomprensible! No he hecho mal a nadie, -decía el joven. Esto parece una venganza y tengo que descubrir la razón. Voy a buscar el origen de los gorriones; seguramente tiene una aldea y la hallaré.Cuando Lomaring estuvo a punto de partir, su padre lo abrazó.
-Hijo, tu madre y yo aprobamos tu decisión, pero no nos convence tu idea de buscar la aldea de los gorriones. Soy viejo y nunca he oído hablar de eso.
-Yo tampoco, -dijo Lomaring-, pero debo encontrarla, para enseñarles a no robar el arroz de la gente honrada.Se despidió y agregó:
-¡Cuídense bien! Tienen provisiones suficientes para vivir hasta mi regreso. No se preocupen por mí. Volveré cuando haya descubierto la aldea de los gorriones y sepa por qué se han ensañado contra nosotros.Y se marchó, caminando rápidamente, con la mirada fija en el cielo, para observar rápidamente por el firmamento. Seguía siempre la dirección de su vuelo y esto hacía su camino tortuoso y largo.
Los gorriones volaban en grupos compactos, sin separarse nunca. Descendían y describían grandes círculos, para descansar sobre las ramas de los árboles, remontándose luego bien alto, para volver enseguida a posarse de nuevo. No era fácil saber dónde venían y cuál era el itinerario de su viaje. Cada día, cuando el sol estaba muy bajo sobre el horizonte y enrojecía el cielo, los gorriones se reunían en bandadas aún más apretada y desaparecían hacia el oeste. Lomaring caminó en esta dirección durante tres largos meses, hasta que no vio un solo gorrión sobre su cabeza. Mirando a su alrededor, observó que había llegado a una aldea de casas blancas con calles limpias y bien ordenadas, donde reinaba un gran silencio. Lomaring pasó el umbral de una casa y comprobó que estaba vacía. Entró en la casa vecina, tampoco encontró a nadie. Así, continuó con la tercera y la cuarta. En todas las casa empujó la puerta, sin encontrar habitantes.Finalmente llegó a la última casa de la aldea, la más grande y más bella de todas, a la orilla de un río que en este sitio daba una gran curva. Sobre las cuatro paredes de la casa se abrían numerosas puertas: por lo menos veinte pudo contar. Franqueó una de éstas, pero al otro lado no encontró más que soledad y silencio.
-¿Hay alguien aquí? –preguntó.
No tuvo respuesta.
Prudentemente, entró a la casa. No tenía más que una enrome sala, cuyo techo y piso eran de cristal de roca. En su centro se levantaba una tribuna alta a la que llegaba por veinte escalones de plata reluciente. Columnas de plata sostenían unos arcos de cristal. Lomaring, abrumado ante tanta belleza, recorrió este palacio de los mil reflejos y se sentó en el primer peldaño de la escalera. De repente vio delante de él una escudilla llena de arroz y un cántaro de plata lleno de agua. A pesar de su hambre y sed, Lomaring no tocó nada.Un rato más tarde una dama de edad, vestida con su suntuoso traje de seda, entró a la sala.Lomaring se levantó y la saludó inclinándose profundamente. La mujer le indicó que se volviera a sentar le preguntó:
-¿Por qué no comes? ¿No tienes hambre?
-Sí, tengo hambre, pero no me atrevía a comer, porque no había nadie aquí. Se podría pensar que estaba robando.-Hablas con sabiduría, Lomaring. Puedes comer, yo te invito.
-¿Cómo sabrá mi nombre? –se preguntaba el joven mientras devoraba la comida.Comía con gran apetito, y para su sorpresa, el lato de arroz nunca quedaba vacío; lo mismo ocurría con el agua.
Una vez colmado su apetito, Lomaring se atrevió a preguntar:
-Señora, quisiera preguntar algo:
-Te escucho.
-¿Por qué en esta aldea no hay nadie? ¿Y cómo me ofrece arroz, si por aquí no hay ninguna plantación?
-Esperaba esa pregunta. Voy a satisfacer tu curiosidad. Ven conmigo.Lo tomó de la mano y salió con él a un lugar elevado, de donde se dominaba el río y toda la aldea. El sol se ocultaba y el cielo enrojecía.De pronto, a lo lejos, apareció una nube negra. Cuando se aproximó, Lomaring vio que se trataba de una bandada de gorriones. La mujer dio unas palmadas y en esa orilla del río aparecieron cestos de todas formas y todas dimensiones. Los gorriones se lanzaron hacia el techo de la casa de cristal, lo tocaron ligeramente y se dirigieron hacia la orilla del río. Dejaron caer su de su pico, millares, millones de granos de arroz que llenaron inmediatamente todos los cestos. Luego, uno tras otro, los gorriones se zambulleron en el río y se transformaron en apuestos adolescentes que en medio de risas jugaban con el agua y luego remontaron el río. Cada un tomó un cesto de arroz y se dirigió a la aldea.Veinte muchachos y muchachas entre los más hermosos, se desprendieron del grupo y se dirigieron hacia la casa de cristal.
-¡Buenas tardes, madre! ¡Buenas tardes Lomaring!, -decían al pasar. Ya habían entrado diecinueve jóvenes, cuando Lomaring se dio cuenta de que la última era una joven muy hermosa de cabellos largos y negros y grandes ojos brillantes.-
Ya lo ves, -dijo la señora-, no necesitamos arrozales, porque donde quiera que haya arroz, sacamos nuestra parte. Y el arroz que tú sembraste y no pudiste cosechar, está en nuestros cestos.
-¡Pero eso es un robo!
Entretanto los veinte adolescentes habían salido de la casa y los rodeaban en silencio.
-Sería demasiado largo explicarte por qué mis súbditos y mis hijos se transforman en gorriones y van a birlar el arroz. Pero ahora, gracias a ti, la mala suerte está conjurada y podremos volver a vivir como honrados campesinos, cultivando nuestros campos y sin robar las cosechas de los demás. Los rostros de los jóvenes se iluminaron con una sonrisa, y su madre agregó:
-Si quieres saber por qué en tres ocasiones mis gorriones arruinaron tu cosecha, debes entender, que esa era mi voluntad. Supe que tu madre buscaba una esposa para ti, y justamente yo buscaba un marido para una de mis hijas…Echó una mirada a la joven, que se sonrojó y lució más bella.
-Deseaba como yerno, -volvió a hablar la madre-, aun joven honrado y trabajador como tú.
¿Te agradaría casarte con mi hija?
Lomaring aceptó con entusiasmo. Poco después se celebró la boda en medio de la alegría general, ante todos los habitantes de la aldea. Lomaring les enseñó a cultivar bien el arroz. Su experiencia fue de gran utilidad para todos.Meses más tarde, los esposos se marcharon rumbo al país de Lomaring. Sus padres no encontraban palabras para expresar su alegría de ver al hijo volver sano y salvo, acompañado por la mujer más bella que jamás habían visto.
-¿Dime Lomaring, encontraste por fin la aldea de los gorriones?, -preguntó un día el padre.Mientras la joven esposa se sonrojaba, Lomaring respondió con una sonrisa:

-No, padre, todos tenían razón. La aldea de los gorriones no existe. Esas valientes aves tienen el cielo y los árboles como morada y no necesitan nada más.

domingo, diciembre 26, 2004

La vida es un flujo

Todo surge y desaparece. Pero quien despierta lo hace para siempre.

Sé consciente, despierto. Entonces verás que todo viene y va, que todo llega y todo pasa. Tú consciencia es lo único que es inamovible, eterno. Alcanzarla es libertad. Conseguirla es el objetivo de la vida. Si no lo logras, has perdido la vida y un tremendo regalo, una gran oportunidad.

sábado, diciembre 25, 2004

Aprovecha el momento

Solo cuando notes el vacío te darás cuenta de lo que has perdido.

Hay una mujer que tiene algo de Dios por la inmensidad de su amor, y mucho de ángel por la incansable solicitud de sus cuidados; una mujer que siendo joven tiene la reflexión de una anciana, y en la vejez, trabaja con el vigor de la juventud; una mujer que si es ignorante descubre los secretos de la vida con más acierto que un sabio, y si es instruida, se acomoda a la simplicidad de los niños; una mujer que siendo pobre, se satisface con la felicidad de los que ama, y siendo rica, daría con gusto su tesoro por no sufrir en su corazón la herida de la ingratitud; una mujer que siendo vigorosa se estremece con el vagido de un niño, y siendo débil, se reviste a veces con la bravura del león; una mujer que mientras vive no la sabemos estimar, por que a su lado todos los dolores se olvidan, pero después de muerta, daríamos todo lo que somos y todo lo que tenemos por mirarla de nuevo un sólo instante, por recibir de ella un sólo abrazo, por escuchar un sólo acento de sus labios...

Aunque tenemos nuestras rencillas, me siento afortunado de tenerte. Te quiero mama.

viernes, diciembre 24, 2004

Inocencia Corrompida

Me despojo de mi ropa, frente al espejo el desagrado de mis ojos al ver el reflejo en el espejo.



Yo soy igual que todos vosotros, tengo un corazón que late cada instante, sentimientos aunque distinto a vosotros y un alma.

Hace un rato estaba mirando la televisión, no por nada en especial, sino por intentar olvidar durante unos instantes este profundo dolor que día tras día intento ocultar.

Por desgracia mi familia esta sufriendo. Hace un rato he sentido ganas de llorar, es una sensación difícil de esconder y lo he pagado con mi madre. Se que me he comportado injustamente con ella y en lugar de defenderse ha dicho algo que me ha llegado al corazón: "Es que ya no sé cómo he de tratarte".

Mi vida es de lo "mas normal" a simple vista. Saco buenas notas, he estado con mis hermanas pequeñas a las que adoro. Cada día veo como se van haciendo mayores, como aprenden cosas nuevas, en cuestión, como trascurre su vida, exenta de problemas.

Lo contrario a la mía, durante la adolescencia mi cuerpo sufrió algunos cambios y con ellos mi vida.

Hace unos años engordé un poco aunque no le di mucha importancia. Un día fuimos de compras unas amigas mías y yo. Al principio todo normal, hasta que noté como dos amigas pusieron una cara entre desagrado y asombro (eso me pareció) al verme probar unos pantalones. Me sentí mal, me sentí como si fuese algo malo.

¿Despreciada?, se que el tiempo fue transcurriendo y con el mis kilos. Eso sí, a las miradas se les añadieron comentarios por la espalda, cuchicheos. Poco a poco fui encerrándome, alejándome de mis "amigas".

Es duro, enciendes la televisión y te quedas mirando a esas modelos bellísimas de cuerpos esculturales. Sales de compras, ves a las chicas delgadas mirando pantalones de una 36 mientras que tú tienes una 40. Sientes que te miran, te sientes sucia, te sientes un bicho raro. Siento que me es casi imposible encontrar un chico que se fije en mí. Entonces decides un hacer un régimen pero sin éxito, buscas de mil maneras poder perder kilos, no deseas sentir ese desprecio. Pero la realidad es otra, sigues gorda. No se como, pero un día decides no comer, ves que esa puede ser la solución y todo lo contrario, caes en esta terrible pesadilla de la que no puedes salir.

Me veo sola, como un alma encerrada en un cuerpo que le obliga a seguir aquí, a seguir luchando y no rendirse, a tener la esperanza que algún día volverá a recuperar la ilusión perdida, a procurar ocultar lo que verdaderamente siente para no herir a quien no se lo merece.

Aunque la cruda realidad es que me doy cuenta que ya ni siquiera sigo en este mundo por los demás. Soy un estorbo entre ellos, un mal que desafortunadamente se han visto condenados a llevar adelante, a aguantar porque ese mal es su propia hija. En mi interior siento perdidos casi dos años de mi vida. En mi sólo hay angustia, pues toda alegría, ilusión, deseo ya ha sido arrastrada por ese infierno llamado anorexia, ese tren en el que una vez te montas emprendes un viaje, un viaje sin fin , un viaje en que la vida no encuentra su sentido.

Ojalá tuviera la oportunidad de volver atrás, orgullosa gritaría al mundo lo feliz que soy, orgullosa de tener una familia que me quiere y unos amigos que se preocupan y no te hunden.

TU TIENES LA CULPA

jueves, diciembre 23, 2004

Correo de Navidad

El buzón de cartas de zolsaihan

Antiguamente varios días antes, los niños escribían sus cartas llenas de ilusiones y de esperanzas a los Reyes Magos para posteriormente enviárselas por correo. Ahora además de los sobres, también podemos utilizar el correo electrónico para enviarles las cartas.

Así los Reyes Magos nos entregarán en esa noche los regalos y solo algunos diablillos no se escaparan de recibir un poco de carbón por lo pillos que han sido a lo largo del año (yo me incluyo :[p]) . La noche antes dejaremos cuencos con leche o agua para los camellos, turrones, mazapanes o dulces para Melchor, Gaspar y Baltasar.

Todos nos acostaremos pronto para que les pueda dar tiempo a entregar los regalos a todos los niños y solo algunos se intentaran quedar despiertos para intentar, sin éxito, poder ver a los Reyes Magos.

La corresponsal mas joven de Zolsaihan de tan solo 9 años, ha aportado un graito de arena a este post escribiéndoles su carta a los Reyes Magos.


QUERIDOS REYES MAGOS:

Soy Belén y creo que este año me he portrado bien a si que me gustaria que me tragerias un monopoli, un DVD y un libro de manualidades y para mi amigo Alvaro un escalextrix con dos coches guais a y tambien porsi acaso tambien quiero unos rotuladores, boligrafos, chuches y todas las cosas que querais cuanto mas mejor para mi madre quiero un bolso, para mi padre quiero 4 boligrafos, para mi hermano y su novia cosas para su casa, para mis hermanas unas carpetas, para mi abuela Isabel una cacerola y para mi abuela Lola una colonia y para el mundo entero quisiera paz, alegría y amor. Besos.

FDO: Belén


Ponemos a vuestra disposición un buzón para que enviéis vuestras cartas: zolsaihan@gmail.com

miércoles, diciembre 22, 2004

El ojo que lo ve todo

En tan solo milésimas de segundo es capaz de propiciarnos un golpe...
.

...solo que este va directamente a nuestro corazón.

Se hacen los ignorantes, aunque saben cual es la realidad.

NO A LA GUERRA

martes, diciembre 21, 2004

Fiesta de Esperanza

Los que más disfrutan de la Navidad son los niños y los que tienen un alma de niño.

Hay que ser como niño para poder llevar ante el pequeño Jesús todos los pecados, preocupaciones, tristezas, todos los desalientos, las caídas y desesperanzas y para no tener pena de acercarse a ese Redentor.

Un enfermo no tiene miedo de ir al médico puesto que sabe que lo va a intentar curar. El que sufre una enfermedad del alma va en busca de Cristo Redentor, ¿quién tiene miedo de ese Salvador que tiene cara de niño?Y se necesita ser niño para decirle: “Te necesito. Vengo cansado de ir por tantos caminos de la vida.

No he encontrado la verdadera paz lejos de Ti. Por eso, me pongo en fila donde está Zaqueo y María Magdalena, el buen ladrón y tantos otros pecadores que van con la mano abierta para pedir esa felicidad y esa paz que no han encontrado”. Y pedir con fe, para saber que se va recibir esa gracia.

Ser como niño para pedir con la fuerza de la necesidad cuando de veras se siente. Un pobre que pide limosna no necesita inventar un discurso para decir que tiene hambre. Nosotros no necesitamos inventarlo para decirle a Dios que tenemos hambre y sed de una verdadera felicidad.Se necesita ser niño para estar seguros que ese Redentor puede curar todos nuestros males.

Puede convertir mi tristeza en alegría porque es todopoderoso, mi enfermedad en salud, mi desesperanza en confianza, mis tinieblas en luz.Cristo ha sido para millones de seres humanos, el camino, la verdad y la vida. También puede ser eso mismo para mi, para ti en está Navidad.Para todos los pecados, infidelidades y debilidades, hay perdón. Para todas las dudas, problemas, dificultades, los “no puedo”, hay respuesta y ayuda. Para todas las ilusiones muertas hay probabilidades de una resurrección.

Para ti, para mí hay solución. Tú tienes solución, si te acercas a ese Niño con fe y le dices con los labios, con el corazón y la mente: “¡Señor, si quieres, puedes curarme!”Brindo por ese Dios que no nos trae propaganda, palabras o promesas vacías, por ese Redentor que sabe la grave enfermedad del hombre y que se arriesga a venir, que se contagia de la enfermedad y así nos cura.Brindo también por ese Dios que sigue esperando que el hombre le vuelva a decir en esta Navidad: “te sigo amando.” Ese Dios, ese Redentor, ese Niño de Belén es tuyo.

Si alguna vez de niño, joven o de adulto viviste una Navidad auténticamente feliz, en paz con Dios, contigo mismo y con los demás, esta Navidad puede ser igual, puede incluso ser mejor todavía. Deseo a cada uno una verdadera Navidad que es aquella en la que Dios es aceptado dentro de casa.

Dios es un niño que ríe contigo.
Dios es un niño que llora, que llora por ti.
Dios es un niño que ama, que te ama con corazón de niñoy con la fuerza de un Dios.

lunes, diciembre 20, 2004

Carta a los Reyes

Durante la última década, las guerras han dejado el triste saldo de dos millones de niños muertos, 12 millones sin hogar, más de un millón de huérfanos...



Recuerdo, como si fuera hoy, mi carta... Hace mucho tiempo, queridos Reyes, que no les escribo.
Empezaba así:

Queridos Reyes Magos:

Dice mi mamá que, como hay guerra, les pida pocas cosas... Había guerra entonces. Yo apenas si la había visto, porque mi pequeña ciudad duró tan solo doce o trece horas. Pero la había en aquel sitio vació en nuestra mesa, en los nervios de mamá que esperaba todos los días la llegada del cartero y en mis hermanos que se pasaban el día haciendo jerseys para mi hermano mayor que estaba en el frente.

Había guerra. Y, como había guerra, no pude aquel año pedirles, Reyes míos, aquellos juguetes que tanto había soñado.
Qué cosas: ¡La guerra no me dejó pedirles un balón, el castillo de lego y una bici.

Fue una Navidad triste aquélla. Ni siguiera sabía si vendríais.

Mi madre decía: ¡Quién sabe si podrán venir este año, todo esta en guerra!
Yo preguntaba: ¿Y si hieren a un Rey Mago, mamá?

Ya ven, los niños siempre hacemos preguntas que hacen quedar en blanco a los papas: Hirieron a un Rey Mago. Hirieron a los Magos. Las guerras son así. Los partes militares dan sólo el número de muertos en el campo de batalla. Pero nadie lleva la cuenta de las ilusiones enterradas, de los muertecitos que se le van acumulando a uno dentro. Hirieron a un Rey Mago. A LOS TRES.

Sigue habiendo también demasiados hombres que cada mañana no encuentran en sus zapatos otra cosa que soledad, hambre y odio de diversos colores.

Y ésa es la razón por la que hoy vuelvo a escribirles: hace falta que me traigáis el balón o el castillo de lego o la bici. Hace falta llenar el mundo de juguetes, para que el mundo vuelva a sonreír.

¡Quién sabe! Tal vez este año logren atravesar los campos de batalla del mundo, sin ser heridos; tal vez mañana alguien rebaje sus personales cordilleras de egoísmo y resucite - con un relámpago de gozo - al chiquillo que fue.

Ustedes, Reyes, lo pueden todo. Quizá mañana encuentren muchos hombres en sus zapatos la vieja ingenuidad que creían perdida.

Me gustaría que este Cuaderno pudiera pasar hoja y empezar otra nueva llena de esperanzas e ilusiones. Sin miedo, sin maldad, sin terror y sin muerte.

Atentamente:

Omar Ibn al-Jattab

domingo, diciembre 19, 2004

Sigue el camino verdadero

Observa lo que es. Observa lo que no es

Deja la mente a un lado, afronta la realidad directamente, enfréntate cara a cara con ella. Olvídate de la mente, mira a la realidad en silencio, sin pensamiento alguno que pueda ser un obstáculo, una barrera o una distorsión. En eso consiste la meditación: en ver lo que es y lo que no es.

El pasado ya no está, pero la mente se mantiene en él. El futuro no ha llegado, pero la mente permanece en él. El preente está aquí, pero la mente no tiene contacto con él. Cuando entras en contacto con el presente, el pasado y el futuro dejan de existir. Cuando permanezcas absolutamente aquí y ahora, totalmente, completamente aquí y ahora, tu vida tendrá una cualidad nueva. Esa es la verdadera santidad; porque conocerás y serás la totalidad.

Buda dice que ese es el camino verdadero, el camino de los que han despertado. Tú también puedes alcanzar esas alturas.

sábado, diciembre 18, 2004

Un Sueño Anhelado

Secuencia de un naufragio

Al menos 1001 personas han perdido la vida intentando llegar a Fuerteventura en lo que va de año. La mayoría se ahogó a escasos metros de la costa. Es el trágico final de ese sueño por llegar a Europa que comienza meses atrás, atraviesa fronteras y desiertos y se alimenta a cada paso.

Ésta es la historia del hundimiento del pasado 12 de noviembre. Siete inmigrantes murieron cuando tenían ese anhelo al alcance de la mano.



1. LA DESESPERACIÓN
La mayoría de los africanos que intentan llegar a Canarias no sabe nadar. Muchos vienen del interior del continente y ni siquiera han visto el mar antes de embarcarse. Por eso, cuando la patera vuelva en la noche, los guardias civiles saben que para el rescate disponen de muy pocos minutos. La desesperación en el agua es total. Los gemidos se apoderan de una noche sin Luna.

2. EMPIEZA EL DRAMA
A las nueve, la Guardia Civil divisa una patera. Cada vez llegan más cargados. Antes venían con 20 personas. Ahora hasta con 45. Esa noche viajan a bordo 36. La patrullera se coloca paralela a la patera. Se fijan los cabos de proa y popa e intentan convencerlos de que permanezcan quietos.

3. LA PATERA VUELCA
Los inmigrantes, con frío y miedo, se abalanzan sobre el barco. Quieren subir todos a la vez, pero la patera es inestable y vuelca. Los cuerpos caen al mar como piedras, entumecidos por la incómoda posición mantenida durante las largas horas de un viaje incierto.


4. EL RESCATE
Los guardias reaccionan con rapidez. Arrojan salvavidas y cualquier cosa que flote. Algunos logran asirse a la patrullera. Los más desafortunados quedan atrapados bajo la patera. Luego irán a rescatarlos con una embarcación neumática.

5.EN LA PATRULLENA
Los que lograron subir a la barca de la Guardia Civil son los afortunados de la noche, pero en el trágico resultado es de siete desaparecidos, que ya en ese momento se daban por ahogados. La semana siguiente zozobró otra patera y desaparecieron 14 hombres.

6. LOS CADÁVERES
Los cuerpos se encontraron durante las dos semanas siguientes a varios kilómetros. Para acabar con sus vidas no hizo falta hormigón ni vallas electrificadas, sólo 100 kilómetros de mar abierto, donde no se está seguro ni junto a la costa. Es el invisible muro del Atlántico.

7. LAS TUMBAS
Paco, empleado del cementerio de Gran Tarajal, escribe sobre el cemento fresco del nicho. Las familias de estos inmigrantes sin nombre nunca podrán ver su tumba. Tampoco podrán hacerlo sus compañeros de patera, porque son encerrados en El Matorral a la espera de ser repatriados.

viernes, diciembre 17, 2004

Calle de la Muerte

Esta calle en que vivo yo, debiera llamarse Calle de la Amargura. Y mejor aún, Calle de la Muerte. A seis cuadras, oeste, me queda el Hospital, a donde va, a todas horas, una caravana de dolientes, pobres o miserables los más, a ver si les dan algún alivio.

A cinco cuadras, en dirección contraria, me quedan tres estancos, donde se bebe día y noche; donde la pianola, el fonógrafo, los gritos de los ebrios y el chocar de vasos y botellas ensordecen los oídos de los transeúntes, y también su conciencia, para que no piensen en los dramas que ahí se incuban. Frente a mi, a una cuadra, está la Penitenciaria, donde viven los criminales desvalidos; los que no tienen la llave dorada que abre las puertas de la Justicia.

Los domingos, desde muy de mañana y todo el día, la vida enlaza esos tres antros en que el vicio, el crimen y el dolor se funden en una trinidad fatídica. Desde las siete de la mañana comienzan a pasar viniendo del Volcán, labriegos jóvenes y viejos. Vienen a divertirse. Han trabajado toda la semana, curvados sobre el suelo, sembrando, arando o escardando, para que el maíz, el arroz, el, frijol y el plátano colmen nuestra mesa; para que las flores más bellas adornen nuestros búcaros; para que la leche y los huevos nos conforten y nutran; para que la vida, en toda forma, descienda de allá arriba, y venga, en ondas de salud y alegría, a reavivar las fuerzas decaídas de los que penamos y pecamos en la ciudad.

Han trabajado toda la semana esos labriegos, ellos y sus mujeres y sus hijos. Mientras ellos escardan o desmontan, la mujer y las hijas mayores lavan, remiendan y aplanchan, muelen y cocinan, vienen diariamente al mercado a vender flores y legumbres, y a llevar provisiones y medicinas: cosen la enagua y la camisa; cuidan de las gallinas y de los cerdos: atienden al enfermo; van al no lejano, a traer el cántaro de agua para los menesteres urgentes. Ya noche, cansadas, fatigadas, caen pesadamente sobre el camastro o el tapesco, y duermen como troncos-si no hay niño pequeño que las desvele-, hasta que Venus, el apacible Nixtamalero, comienza a desvanecerse ante los blancores del alba.

Así es la vida en el Volcán, así se trabaja toda la semana. ¿Qué cosa más justa que bajar el domingo para descansar, para divertirse? Por eso desde muy de mañana bajan los labriegos, limpios, engomingadós, ligeros; dan una vuelta por la ciudad mientras se abre el estanco, y apenas éste despliega sus fauces, entran y beben. Un vaso tras otro, de pie, o apenas sentados en bancos miserables, beben el aguardiente, se embriagan, se embrutecen, pierden el sentido, se vuelven hoscos, agresivos, pendencieros, sacan las cuchillas, y hieren. Hieren al compañero, al camarada, al amigo, á quien se le enfrenta, a cualquiera. El aguardiente, el guaro de caña ­el más hostil de los licores, en que un verdadero demonio se esconde, sediento de lucha y de sangre­, ofusca con sus vapores su rudo entendimiento y les impele a la riña y al crimen.

En breves horas, todo el trabajo de la semana es disipado. Si la mujer, con mimos a escondidas, logró sustraer algunos reales, va habrá siquiera para comenzar la semana. Si no, ella y las pobres muchachas corretearán el lunes, angustiadas, para encontrar el qué­comer, la medicina para el herido y los honorarios para el abogado, inflexible en la exigencia de los anticipos que han e cubrir los primeros gastos.

En breves horas, todo el bregar, todo el afán, todo el sudor de la semana, pasan, convertidos en dinero
maldito, a la gaveta de la cantina. Con el mismo tesón e ímpetu con que trabajan la semana, así tragan veneno, un vaso tras otro, hasta que Las piernas les flaquean, la voz enronquece, Las palabras se confunden y huyen, la mente se nubla. el corazón se encrespa, y la fiera surge de Las profundidades del hombre, presto a desgarrar y a devorar.
Beben, beben más, siempre más. Primero son copas sencillas, espaciadas con risas y charlas; después son copas dobles, alternadas con abrazos y cantos, o promesas y lágrimas; después es la sed, la sed del licor, que no se apaga sino que se enciende cuanto más se bebe. Y entonces todo huye, todo se desvanece: la memoria, la atención, el juicio, el sentimiento del yo, el discernimiento del bien y del mal: es la locura, última forma de la embriaguez, que franquea el paso del hombre a la bestia, a La fiera.Y entonces, viene la sangre.

Desde Las cuatro de la tarde, a veces antes, comienza el desfile del regreso. Los que vi pasar por la mañana alegres, ligeros, con la fiesta en el corazón y en Los ojos, vuelven vacilantes, dando tumbos, cayendo aquí y allá; Los ojos extraviados o mortecinos, las ropas salpicadas de lodo, Los labios escurriendo baba y barbotando palabras sin sentido. Algunos caen, pesadamente, y quedan ahí, tendidos, largo a largo, vuelta al cielo la faz inexpresiva, o son llevados por los camaradas, a quienes insultan y rechazan, o apaleados por el policial, que castiga como desacato lo que es simple locura o inconsciencia.

De rato en rato, un herido: algunos vienen solos, el brazo en cabrestillo, roja toda la manga con la sangre que va extendiéndose y goteando.Otros con la cabeza hendida, o el pecho destrozado, o un hombro colgante, o los intestinos pugnando por salirse, avanzan lentamente como anestesiados, apoyándose en Los compañeros-tambaleantes ellos también-, que llevan el herido al hospital. Un hilo de sangre mana de esas heridas enormes; ahí donde el dolor o la terquedad hicieron detenerse al herido, queda un manchón rojo, que luego enjugarán Los perros vagabundos.

Toda la tarde pasan heridos, y la calle se motea a uno y a otro lado de gotas y más gotas de sangre. Sangre roja potente, vigorosa, que se encendió en el sano trabajo de la labranza, al beso del viento y del sol, para venir a estallar en fiebre y en locura en el estanco. donde las manos ávidas de la estanquera recogen la vida y escancian la muerte...

¿Cuántos de esos que pasan arrastrándose hacia el hospital, saldrán curados de alma y cuerpo, y volverán su casa, después de sumergir en tristeza y dolor a sus gentes?

¿Cuántos saldrán para el cementerio, ignorados y despreciados, como inútil carroña que va no puede dar su labor a cambio de aguardiente?

¿Cuántos al salir, irán a la Penitenciaria, a pudrirse aguardando que la Justicia les recuerde?


Al fin salen: el defensor les ha comido el trabajo de años; la casita, la vaca, el huatal, cuanto podía venderse empeñarse, se vendió o empeñó para cubrir Los gastos de la defensa. Al fin salen, comprometidos con el patrón, empeñados y arruinados para muchos años, a veces para siempre. Mientras se pudrían en la cárcel, se murió el chiquitín; enfermó y sufrió largamente la madre; la esposa, afanada, fue y vino mil veces, a suplicar al Juez, llevándole recomendaciones; abandonó el huatal, y entró al servicio en la ciudad, para estar más cerca, y ver y consolar al preso, activar la tarda y avariciosa gestión de la defensa. Y mientras, allá arriba, sola, la muchacha, cuidando de los hermanitos y de las gallinas, sucumbió a las promesas del patrón, o fue seducida por el camarada de su padre, y tuvo un niño... una carga más para el hogar exhausto...

Un niño más, que luego será un hombre, y aprenderá a beber y a emborracharse, y a herir, y a que le hieran, para que su trabajo, su vida, vayan a enriquecer las arcas nefandas donde los fabricantes y vendedores de la muerte guardan el dinero maldito.

Sí, esta calle, donde hace ya cinco años veo desfilar, domingo a domingo, una caravana de hombres ensangrentados: esta calle que va del Estanco al Hospital, bordeando la Penitenciaría y ramificándose por un lado hacia el Volcán, que es el trabajo y la sencillez, y extendiéndose por el otro hacia la Ciudad, que es la mentira y la rapiña... esta calle por donde bajan por la mañana la alegría y la vida, y suben por la tarde cambiadas en tristeza y en muerte. . . esta calle que debiera ser toda ella roja, tantas la sangre que ha empapado su suelo... es, de veras,

Calle de la Muerte.
Calle del Aguardiente, Calle de la Sangre, Calle de la Cárcel, Calle del Infierno.
Si; ésta debe llamarse Calle de la Sangre, Nuestra Calle; pues nosotros vivimos y gozamos de la sangre que mancha y enrojece el suelo de esta calle. De esa sangre cristalizada en el Presupuesto y transformada luego en la mentira de la Cultura, vivimos y gozamos nosotros los privilegiados. Con esa sangre vamos a Europa, a divertirnos y a corrompernos, si todavía nos falta corrupción; con esa sangre se paga el diploma del médico y del jurisconsulto; con esa sangre nos costeamos Las fiestas diplomáticas y los banquetes patrióticos, con esa sangre cubrimos Los gastos de mil cosas superfluas, dañosas, tontas o inútiles; con esa sangre sostenemos la vida de monerías que imaginamos civilización y progreso.

Y con esa sangre, nosotros Los señores de la Tierra y del Comercio y de la Banca, vosotras Las nobles matronas, vosotras Las señoritas gentiles y nosotros los caballeritos apuestos; con esa sangre se pagan nuestros ocios, nuestros lujos, nuestras joyas, nuestras mansiones, nuestras quintas, toda nuestra vida ociosa y mentirosa. gris y charlatana, alimentada incesantemente con el dinero maldito!

El dinero maldito... ésa es nuestra vida... ésa también será nuestra ruina...

jueves, diciembre 16, 2004

Ser Un Maestro

Sé un maestro en todo lo que haces, lo que dices y lo que piensas. Sé libre.

Uno puede dividirse en cuatro partes. La periferia externa es acción, lo que haces. La segunda capa, un poco más profunda que la acción, consiste en la palabra, lo que dices. Un poco más adentro, la tercera capa es el pensamiento, lo que constantemente piensas. Y la cuarta no es una capa; la cuarta es tu realidad, tu ser.
Ese es tu centro, el núcleo del ciclón. Tu centro, tu ser está rodeado de tres círculos concéntricos: el pensamiento, la palabra y la acción.


¿Eres consciente de lo que haces?¿Lo haces conscientemente o solo porque los demás lo hacen?¿Eres un imitador, siguiendo a la multitud como un corderito?!Sé una persona, no una oveja! No sigas a la muchedumbre, sé individual. Solo entonces podrás ser un maestro; solo los individuos pueden ser maestros.

miércoles, diciembre 15, 2004

Felices Navidades

Una sociedad consumista, grandísima hipocresía mezclada ¿Que es la navidad?

Día a día veo ante mis ojos como mi vida trascurre feliz. Acompañado de mi amigo Enrique (un inmigrante ecuatoriano que conocí hace 4 años) y África (Una amiga mía que conocí en la calle, su padre le pegaba a ella y a la madre), intentamos subsistir recogiendo cartones, latas y de algunas monedas que gente solidaria nos hecha.

No me puedo quejar, tengo techo donde dormir (una casa desabitada que comparto con otros como yo), tengo amigos (que darían todo si algún día tuviese un problema), muchos recuerdos (de mi familia; todos los meses envío una carta a mis padres, se sienten orgullosos de saber que ayudamos a los mas desfavorecidos, gente sin techo y sin poder echarse algo a la boca).

Estas navidades hemos decidido derrochar un poquito. Vamos a comprar unos pastelitos para fin de año. África tubo la idea de comprar unos racimos de uvas para luego cortarlos en trocitos y así todos podamos tomarnos las uvas en fin de año. Pienso que no es necesario, aunque muchas veces me paro a observarla, sonriente y muy alegre olvida durante unos momentos donde esta. Espero que sus sueños se cumplan.

Se que le hace ilusión estas cosas y no le digo nada. Porque también os digo, que pocos saben que es la verdadera felicidad, muchos de nosotros aún tenemos esa felicidad material. Es algo que no se puede quitar.

Día a día vemos como pasan delante, entre ignorancias y algunas caras de desagrado creen muchos sentirse felices. Algunos deberían sentarse en el escalón para ver el mundo desde esta perspectiva.

Yo desde mi escalón os deseo que seáis igual o mas feliz de lo que soy yo, que descubráis la verdadera felicidad y claro está FELICES FIESTAS y FELIZ AÑO nuevo. BESOS.

Aquí salimos mi amigo Enrique y yo.


Ui, se me olvidaba de mi mejor amigo. Un perro (no se que raza es) jejeje, esta hecho un pillin aunque lo quiero un montón. Feliz navidad a ti también Pinchi.

martes, diciembre 14, 2004

El Oro Blanco

España es el lider europeo en consumo de cocaína entre los más jovenes, de 14 a 18 años.¿Sabes realmetne qué hacen tus hijos cuando llega el fin de semana?

Pilar 17 años: No puedo estar en una discoteca sin ponerme. Me da vergüenza estar, bailar.. Me siento observada. Pero cuando tomo cocaina, estoy en mi salsa.

Javier 16 años: El dinero lo conseguimos de donde podemos. Si tienes que robarlo, lo robas ¿Quién no ha cogido alguna vez a sus hermanos o a sus padres?

Rocío 15 años: A las que dan sexo por coca las llaman "Comebolsas". Cuando te dicen: "Ven esta noche conmigo", ya sabes que hay después de "ponerte": tienes que acostarte.

Antonio 16 años: El raro del grupo es el que te dice: "No me pongo". Son muy pocos, pero no se los margina... En el fondo los admiro: no toman y se lo pasan bien.


¿Recordáis la primera vez que probasteis la cocaína?
Pilar: Sí, fue en la cale, con amigos: ya queríamos probar y era la primera vez para todos. Nadie nos guió, aunque ya habíamos visto hacerlo a otros. El fin de semana siguientes volvimos a pillar.
Antonio: Yo lo probé también con amigos que ya lo hacían. El primer día me volvía a casa, estaba solo y cada vez más nervioso. Empecé a tener miedo y los llamé para irme con ellos. Sólo entonces me tranquilicé.

¿No os daba impresión esnifar polvo?
Pilar: A mí sí. La primera vez me quedé ante la raya y dije: "No, no. Yo esto no lo pruebo". Y ya luego pensé: "Venga, da igual", y lo hice.

Al haber escuchado que las drogas eran tan malas, ¿no os dio miedo probar?
Rocío: Sí, un poco. Después te sigue pasando: me arrepiento de consumir, pero vuelvo a hacerlo en cuando puedo. Y al principio, sí, nos lo pintaban todo muy negro. Mejor. Si no, hubiera empezado a consumir antes.

¿Tenéis miedo de quedaros enganchados?
Rocío: Quién no. Todo el mundo tiene miedo. Muchas veces te lo prohíbes, y al final...
Javier: Si tienes fuerza de voluntad, lo logras... Hay que tenerla. Si no...

¿Que os hace pensar que no os quedaréis enganchados?
Antonio: Sí, sobre todo, mi madre y, aún más, mi padre: para él, la droga es una pesadilla. Un hermano suyo murió de sobredosis. Imagínate si supiera que tomo coca.
Rocío: Es que miras a las demás personas y ves que cada vez toman más y más. Y ves cómo acaban. Yo no quiero terminar así.

¿Podríais pasar sin tomar?
Rocío: No. Yo no. Si te lo ponen. No puedo.
Antonio: ¿Y tú dices no estar enganchada?
Rocío: Ya. Pero hay veces que no lo hago. De diez veces que me ofrezcan, la mitad digo que no. O más.

¿De qué depende que os droguéis unos fines de semana y otros no?
Roció: Del dinero. Si no tengo para comprar y alguien me ofrece compartir un gramo, lo acepto. Yo y quien sea, vamos. Todo el mundo lo hace o lo haría.

¿Cómo lo manejáis económicamente? ¿Compráis con otros y compartís entre varios?
Pilar: Sí, entre varios. Entre do, un gramo; o si hay poco dinero, medio gramo para dos. Depende del dinero.

Cuando tengáis veintitantos y no podáis robar ya a vuestros padres, ¿qué creéis que haréis?
Antonio: Hombre. No creo que llegue a robar en la calle o en cualquier sitio. No, hasta ese punto, no.
Javier: Eso lo dices ahora, pero cuando llegue el momento quizá lo hagas.
Antonio: No, tío. Antes preferiré hablar con mis padres, decirles qué me pasa y meterme a rehabilitación. Me meto en un centro y ya.

Cuando alguien viene y os dice: Toma ¿Os lo regala?
Rocío: Depende, hay gente que te lo da porque te lo da, y otra para que tú luego le des algo a cambio.

¿Sexo?
Rocío: Siempre
Pilar: Sí, a mí me ha pasado. Vienen y te dicen "Ponte". Si tú lo haces, sabes qué sigue. Distinto es que te ofrezca una amiga. Sabes que no hay nada a cambio. Pero con un desconocido, yo no lo hago. COn un chico con el que estás, al que conoces y tal, tampoco pasa nada.

Y esos desconocidos que ofrecen cocaína a cambio de sexo ¿qué edad tiene?
Rocío: Hay de todo: son, en general, más mayores que nosotras: tienen 19, 21, 25 años.

¿Y gente más mayor?
Roció: Si, si. De 40 años y más, también, claro.
Pilar: Sí, recuerdo a un guarda de seguridad de un centro comercial, un tío de 42 años, que era nuestro colega y algunas veces se pasaba a fumar porros con nosotras. Un día nos preguntó si nos poníamos, y le dijimos que de vez en cuando. Él cogió y nos dijo: "Eh, pues yo tengo siempre que me traen de Colombia, y cuando queráis os venís y nos ponemos unos tiros". Vale, vale. Nosotras no sabíamos que él iba a querer algo a cambio: era un colega. Entonces, un día que íbamos de pedo, llegamos y nos pusimos con él. Lo pasamos muy bien: no pasó nada. Pero ya al día siguiente me dijo que esa noche me quedara co nél, que no me fuera con mis amigas. Y le dije "No, Tío". A partir de ahí ya no nos vemos con él.

¿Cómo y en qué sitios conseguís comprar la cocaína?
Antonio: Llamas a un camello por el móvil. Hay cientos de ellos por todos lados. Si no es en un bar, en un quiosoco.

¿En los institutos se vende droga?
Todos: Sí

Cuando consumís pastillas, ¿cuántas llegáis a tomar?
Pilar: Tres. Y con eso estoy bien.
Pilar: Lo máximo que llegué a tomar fueron diez pastillas. me metí, además, dos tiros y estuve fumando porros y bebiendo alcohol. Y eso que aguanto poquísimo.

¿Cómo sería un fin de semana ideal?
Rocío: Salir un viernes por la noche y volver el domingo. Necesitaría mucho dinero, alcohol, cocaína, muchos porros, mi pibón al lado, mis amigas, y ya está.

¿Y qué pasa cuando estáis muy puestos y debéis volver a casa?
Rocio: No vuelvo.
Antonio: Yo sí. A mí me da igual. A las siete de la mañana, mis padres están acostados.

¿Reconocéis en vosotros una actitud autodestructiva al tomar cocaina?
Rocío: Si, lo veo fatal, pero a la hora de seguir, sigo.

¿Os habéis fijado alguna edad para dejar de consumir?
Rocio: No sé. Quizá cuando me pase algo malo, algo fuerte y diga: "Hasta aquí". Me refiero a quedar inconscietne y que me tengan que llevar a un hospital, y ya se enteren mis padres.

lunes, diciembre 13, 2004

Controla Tus Palabras

Escucha solamente aquello que sea significativo, lee únicamente lo que tenga sentido. Evita lo innecesario, lo irrelevante.

Habla exclusivamente de lo que atañe al asunto.
.
Haz que cada una de tus palabras sea tu corazón.
.
No vayas diciendo cosas como si fueras una gramola.

domingo, diciembre 12, 2004

Starsailor

La primera que vez que escuchas Starsailor, es una experiencia devastadora. Sus canciones tienen un poder melódico impresionante. Son cuentos de amor, cantados por la acrobática voz de James Walsh que nos recuerda al Neil Young de los 70.

Starsailor, un cuarteto del noroeste de Inglaterra, está formado por: Ben Byrne (batería), James "Stel" Stelfox (bajo), James Walsh (guitarra/voz) y Barry Westhead (teclado).

Starsailor puede parecer una de esas bandas con un buen vocalista al frente, con melodías mas o menos serias y que no se complican la vida con los arreglos. Pero no seria nada justo quedarse con estas premisas.

Esta banda del Noroeste de Inglaterra va mucho mas allá. Sienten lo que hacen y se dejan de poses artificiosas, propias de los tiempos en que Oasis y Blur se tiraban de los pelos. Su líder, James Walsh, con apenas 20 añitos, guitarra, compositor y vocalista del grupo, posee una de las voces mas apasionantes que se han oído en el ultimo año.


Una delicia para los sentidos.

Discografía:
Love Is Here (2001)
Silence Is Easy (2003)

sábado, diciembre 11, 2004

¿Que Vales?

Una vez un muchacho que estaba muy deprimido fue donde un hombre que tenía fama de sabio. Cuando llegó a la casa del hombre le dijo:

- Señor, vengo a que me ayude. Me siento muy mal. Soy un fracasado. Nadie me tiene en cuenta, todo el mundo me rechaza, mis hermanos me dicen que yo no sirvo para nada, que soy un idiota.En el colegio, mis compañeros me desprecian, nadie me tiene en cuenta. En verdad que soy un fiasco.

El maestro, mirando desolado al chico le dice:

-Mira, muchacho, yo, igual que tú, también tengo problemas, así que no puedo ayudarte

.De nuevo el joven sintió que una vez más era rechazado, pero cuando ya se iba a ir del lugar, el maestro lo llamó y le dijo:

-Ya que estás aquí hazme un favor. Toma este anillo -dijo el sabio quitándose el anillo de uno de sus dedos.
- Ve al pueblo en el caballo que tengo allí amarrado y trata de vender la joya. Necesito urgentemente ese dinero. Pero escucha bien esto.¡No vayas a dar ese anillo por menos de una moneda de oro¿¡Está claro!?.


El muchacho se puso feliz de ver que podía ser útil. Rápido se montó en el caballo y se fue al mercado del pueblo que estaba atiborrado de comerciantes. Estuvo todo el día ofreciendo el anillo, pero cuando mencionaba el precio, la gente se reía. "Se nota que no tienes idea de lo que vale una moneda de oro si pretendes cambiar esa joya", decían unos. Otros, tan pronto mencionaba el valor del anillo, se mofaban o miraban para otro lado.

Cansado de tanto desprecio, resolvió volver donde su maestro. Una vez frente a él le contó, con la cabeza agachada, de su fracasado intento de vender la joya. El sabio le dijo de nuevo:

-Mira, hagamos lo correcto. Lleva este anillo donde el joyero del pueblo, él si sabe de su verdadero valor. Dile que lo valué, pero escucha bien, no lo vendas. No importa cuánto dinero te ofrezca. El chico, feliz, fue al pueblo y se presentó ante el joyero.

Éste tomó el anillo en sus manos y cuidadosamente lo examinó con una lupa, luego le hizo una prueba con unos ácidos y finalmente exclamó:

-¡Esto si que es una verdadera obra de arte¡

Se quitó los lentes y mirando al muchacho le dijo en tono muy emocionado.

- Mira, muchacho. Dile al dueño de esta joya que le doy ya mismo ¡cincuenta y ocho monedas de oro por ella! Pero que si se espera unos ocho días más, le puedo subir el precio hasta ¡Setenta monedas de oro!

El chico casi se desploma cuando escuchó la oferta del joyero. Montó el caballo y corrió a galope hasta donde el maestro. Cuando le relató el suceso al hombre, el anciano sabio le dijo:

-Debes tener mucho cuidado con la opinión de los demás. No todos tienen la capacidad de valorarnos en lo que verdaderamente somos. Así que no creas todo lo que te han dicho de ti.

viernes, diciembre 10, 2004

Reflexionando Mí Ser

Siéntate. Descansa. Trabaja.


.
Deja que estas tres palabras se sumerjan en la profundidad de tu corazón. Aprende a sentarte en silencio, tranquiliamente, sin luchar contigo mismo, relajado.
.
Recuérdalo; no en una postura de yoga, que supone un esfuerzo constante. No es necesaria ninguna postura de yoga. Siéntate de cualquier manera que encuentres relajada; una silla puede servir también.
Quédate en roposo..., y cuando la energía se acumule dentro de ti, comienza a ser creativo. Pinta, canta, baila, o haz cualquier cosa que te guste, para logar que este mundo sea un poco más hermoso, un poco más cálido.

Tenemos que crear el paraiso en la Tierra.

jueves, diciembre 09, 2004

La Superación

Con amabilidad supera la ira. Con generosidad supera la mezquindad, con la verdad supera la decepción.

La ira entraña energía; no puedes derrocharla sencillamente. Es tu energía, si la desperdicias, te debilitarás. Las energías no son para malgastarlas, sino para ser transformadas. Deja que tu ira se transforme en amabilidad; es un proceso alquímico; no es moralidad, es alquimia. Es la ciencia del alma. Con la meditación la ira poco a poco desaparece y su energía queda disponible para transformarse en amabilidad.

Te sorprenderá saber que si sufres mucho de ira, tienes un gran potencial para la amabilidad. La ira únicamente demuestra que tienes mucha energía. Una persona sin ira es impotente, no tiene energía. Una persona que no puede enfadarse tampoco puede ser amable.
No reprimas la mezquindad, no la destruyas; en su lugar, con generosidad, transfórmala en una consciencia generosa, en compartir.

miércoles, diciembre 08, 2004

Filósofo Y Gobierno

Un pueblo cansado termina buscando un mesías en lugar de un gobernante.

Hoy en día, en todos los países, estamos acostumbrados a escuchar con gran respeto y reverencia a los llamados "científicos políticos", como si la política, al igual que las matemáticas o la física, se rigieran por una serie de reglas lógicas y racionales. Si fuese así, no veríamos tanta violencia en América Latina, tanta miseria en África, conflictos religiosos extendidos por el mundo entero, iraquíes y americanos muriendo en nombre de una causa perdida y de una guerra arbitraria. Si la política fuese una ciencia, aunque inexacta, bastaría con aplicar algunas ecuaciones para empujar hacia delante al ser humano y a la civilización.

Estamos cansados de ver que dicha racionalidad es absolutamente irreal. Y por eso, cuanto más oye el pueblo hablar de ese asunto, más asocia la palabra "política" con cosas negativas. Eso es injusto: existe mucha gente bienintencionada, que trta de hacer lo mejor por su país y por su pueblo.

Pero el sistema político, tal como vemos hoy en día, ha entrado en un círculo vicioso que puede llevarnos de nuevo a la edad de las tinieblas: un pueblo cansado de ver sus esperanzas frustradas, perdiendo entre los análisis incomprensibles y contradictorios de los "científicos políticos", termina buscando un mesías en lugar de un gobernante, y así es como volvemos a las dictaduras.

¿En qué consiste, a mi modo de ver, la política?

Es un sistema de valores morales, debatidos libremente por la sociedad, y puestos en práctica no por la fuerza, sino por el sentido común: es mejor obedecer algunas reglas que ver todo nuestro alrededor transformado en caos.

Medio siglo antes de Cristo, nació en China un hombre que jamás ocuparía un cargo importante, pero que, a paritr simplemente de su observación personal y de sus conversaciones con el pueblo, decició dedicar gran parte de su trabajo a comprender la relación entre gobernantes y gobernadores. Todos hemos oído alguna vez su nombre: Confucio. Vale la pena recordar algunas de sus enseñanzas, que han atravesado milenios, han ilumiado algunos de los gobiernos más importantes de la historia y continúan teniendo hoy más actualidad que nunca (algunas frases han sido adaptadas o condensadas):

-Cuando estamos frente a personas dignas, debemos intentar imitarlas. Cuando estamos frente a personas indignas, debemos mirarnos a nosotros mismos y corregir nuestros errores.

-En un país gobernado, la pobreza es algo que avergüenza. En un país mal gobernado, la riqueza es algo que avergüenza.

-Los cambios pueden tener lugar despacio; lo importante es que tengan lugar.

- El hombre se pasa la vida intentando complicar algo que es simple: las relaciones humanas.

- Nunca des una espalda a un hombre que no es capaz de sonreír y danzar.

-Cuando el objetivo de un gobernatne parece muy difícil, éste no debe caminar de objetivo, sino buscar un nuevo camino hacia su meta.

-El buen líder sabe lo que es verdad; el mal lider sabe qué es lo que vende mejor.

-No hay error en admitir que tú solo no puedes mejorar tu condicion en el mundo; para crecer, necesits aliados con los que crecer juntos.

-Cinco son las condiciones necesarias para el bienestar del pueblo: seriedad, honestidad, generosidad, sinceridad y delicadeza.

-Quien escucha comentarios perversos, aunque sea por curiosidad, pronto se convertirá en un hombre perverso.

-La virtud no nació para vivir sola. Quien la practica termina rodeado de vecinos.

martes, diciembre 07, 2004

Sageretia Theezans

Un bonsai es un objeto religioso, su contemplación es un ejercicio de meditación.

Para los orientales un bonsai es un camino, vía o senda, mediante el cuál, a través de su contemplación y meditación se llega a la relajación, descanso y equilibrio mental para alcanzar al SER SUPREMO y el origen de uno mismo. De acuerdo a las creencias de esta filosofía, sus disciplinas y técnicas hacen que el hombre retorne a la verdadera dimensión del ser humano.

Trabajando y amando el bonsai nos iremos llenando, sin darnos cuenta, de unas virtudes casi perdidas como la paciencia, la humildad, la disciplina, la observación, la meditación, el estudio, el respeto a la naturaleza y el respeto a nosotros mismos y a los demás.

Todas estas virtudes se resumen en tres palabras japonesas, de muy difícil traducción, ya que más que palabras son ideas o formas del pensamiento y esto no es fácilmente traducible a nuestra cultura occidental, pero que los que amamos el bonsai acabamos sintiendo con el paso del tiempo. Estas palabras son: Wabi - Sabi - Shibui

Mi Sageretia-Theezans ya lleva 2 días conmigo y espero muchos más.

lunes, diciembre 06, 2004

Amoroso Y Sin Miedo

Permanece en silencio, amoros y sin miedo.

Buda dice tres cosas: Permanece en silencio - aprende a estar cada vez más en silencio - y amoroso, porque si tu silencio no es amoroso te hará insensible. Entonces tu silencio será el de un cementerio, apagado y muerto. No será un silencio que pueda celebrar, cantar y bailar. No será un silencio que pueda retoñar en mil y una flores. Por eso, Buda inmediatamente dice: deberías ser amoroso.

Y el amor solamente es posible si no tienes miedo; si estás asustado, no puedes ser amoroso. Quien tiene miedo de algo - la muerte, la policia, los jueces, el gobierno - , quien tiene miedo a algo no puede amar.

Y básicamente todos los miedos surgen de la muerte. El miedo al policia también es igual porque puede matarte, puede dispararte. EL miedo al gobierno no es más que miedo a la violencia; el gobierno puede matar más poderosamente que nadie. ¿Por qué se teme a los jueces y a la ley? Porque tiene poder para enviarte al patíbulo o sentenciarte para toda la vida. Tienes miedo. Pero en el fondo todo es miedo al a muerte.., y a la muerte es un mito. Nunca ha sucedido, nunca ocurre, nunca va a pasar.

El meditador llega a conocer la falsedad de la muerte, y en ese mismo momento todo el miedo desaparece, él deja de tener miedo.

Cuando no tienes miedo no eres n in cobarde ni un valiente, porque ambos están basados en el miedo. El cobarde ha sucumbido al miedo y el valiente está tratante de ganarle, pero los dos están relacionados con el miedo. Pero quien no tiene miedo simplemente ha dejado todo el asunto. No es ni valiente ni cobarde. Sabe que no existe la muerte, no hay que temer ni nada por lo que ser valiente.

Es una dimensión distinta, es trascender la dualidad entre cobardiay valentía.

Permance sin miedo, amoroso, en silencio, y serás sabio. Esta es la definición de la sabiduría.

domingo, diciembre 05, 2004

La Maldad es Tuya

El pesar es tuyo. Más la virtud y la pureza, también son tuyas. Tú eres el origen de toda pureza y toda impureza.

El error, el mayor error que alguien puede cometer, es pensar que el clima es creado por fuerzas exteriores.

No lo crean las fuerzas exteriores; es una decisión interior tuya, es tu voluntad interior; es tu elección. Sucede en el exterior, pero surge de la esencia más profunda de tu ser. Para verlo es necesario observar muy atentamente.Una vez que lo hayas visto, no necesitas vivir en el infierno.

¿Por que ibas a elegir el infierno una vez has comprendido que es tu elección?

sábado, diciembre 04, 2004

Carlinhos-Brown

El mensaje de Carlinhos Brown, impulsado a través de su música, concienció sobre la necesidad de trabajar por un mundo más justo.

El sábado por la noche, el percusionista y compositor Antonio Carlos Santos más conocido como Carlinhos Brown compartió un sueño solidario con todo el público malagueño. Una fusión entre las raíces negras, brasileñas y cubanas fluía por el recinto del Martín Carpena.

El público asistente valoró el esfuerzo (2 horas seguidas sin parar), la creatividad del compositor (Salio del escenario, camino entre el público y una maravillosa escenografía) y cantante de Salvador de Bahía.

Fue inolvidable, Gracias Carlinhos.

viernes, diciembre 03, 2004

Un Sueño Brasileño

Es uno de los músicos brasileños más creativos, mezclando con gran maestría ritmos afro-brasileños con las últimas tendencias pop.



Desde muy niño Carlinhos Brown ha sentido auténtica pasión por la música, de ahí que su nombre artístico sea un homenaje a James Brown.

Cantante, compositor, percusionista, productor musical y agitador cultural, Carlinhos Brown es una de las personalidades más controvertidas de la música brasileña empeñado en afirmar la nueva sonoridad de la región donde nació: Salvador de Bahía.

Artista en continua revolución, su especialidad es fusionar la rica percusión afro-baiana con el soul, el funk o el rap, consiguiendo sofisticadas melodías y harmonizaciones que tampoco desprecian el pop más actual.

Este sábado estará en Málaga abriéndonos su corazón afro-brasileño, compartiendo Un Sueño para el disfrute de todos nosotros.