sábado, enero 22, 2005

Del agua y de ti

Hoy no escribiré reflexiones, no hablaré del mundo ni de la música o del arte. Simplemente me tumbaré a escuchar esta linda melodía.

Del agua y de ti
Sólo al beber de tu fuente se

calmó por fin mi sed,
después besaste mi frente
y en agua me transformé.

Te abrazaste a mi frescura,
te fundiste en mi humedad,
y fuimos ganando altura
y también profundidad.

Y en el río de tu pecho,
fuimos un solo caudal,
y en la alberca de tus ojos,
nada hoy mi voluntad.

Sólo al beber de tu fuente
se calmó por fin mi sed,
después besaste mi frente
y en agua me transformé.

Te abrazaste a mi frescura,
te fundiste en mi humedad,
y fuimos ganando altura
y también profundidad.

Y en el río de tu pecho,
fuimos un solo caudal,
y en la alberca de tus ojos,
nada hoy mi voluntad.

No hay comentarios: