viernes, febrero 04, 2005

Científico y Visionario

Los dos son la misma persona: Albert Einstein, que tanto se adelantó a su tiempo al desarrollar una teoría que revolucionó el mundo y el pensamiento filosófico.

Por otro lado, era una persona que, a pesar de que sabía que la mayor parte de los fenómenos físicos se puede explicar, era consciente de que no podía comprenderlo todo. Mantuvo su corazón y mente abiertos, reverenciando también las cosas que no podía colocar en ecuaciones matemáticas. Einstein no era un hombre religioso, pero tenía mano. En el mundo de hoy, cuando la gente tiene explicaciones para todo y ridiculizan cualquier tema que no se encuadre dentro del pequeño universo que han creado, vale la pena recordar algunas de sus palabras:Nada sucede porque sí: Dios no juega a los dados con el Universo.

Los mediocre son siempre críticos: Los espíritus generosos, al buscar un camino diferente y usar su inteligencia con valor y honestidad, encontrarán una oposición feroz por parte de los mediocres. Pero la imaginación es más importante que la cultura, porque el hombre que sólo es culto, termina rodeado de límites, mientras que la imaginación puede dar la vuelta al mundo.

Respeto al misterio: El sentimiento más importante que el hombre puede experimentar es su respeto al misterio; éste es la fuente del arte y la ciencia. Quien no puede contemplar el mundo con asombro, es que tiene los ojos cerrados.

Ciencia y religión: La religiosidad cósmica es la más fuerte y la más poderosa de todas las herramientas de investigación científica. La ciencia sin religión está incompleta, y la religión sin ciencia es ciega. Todas las religiones, artes o ciencias, son frutos del mismo árbol, cuya única aspiración es hacer más digna la vida del hombre, o sea, permitir que el individuo se eleve por encima de la simple existencia física y sea libre.

Dejar espacio a la improvisación: Si las leyes de la matemática quieren ser la base de la realidad, entonces no pueden ser fijas. SI las leyes de la matemática son fijas, entonces no están basadas en la realidad. Si yo supiese exactamente dónde quiero llegar, no podría llamarlo "investigación", ¿no es cierto?.

Dos engaños constantes al respeto de la ciencia: El estudio científico no es más que un refinamiento de lo que pensamos todos los días.

La intuición: No podemos permitir que la lógica sea nuestra diosa: tiene músculos poderosos, pero le falta personalidad. La mente intuitiva es un don sagrado, y la lógica, un siervo fiel; desgraciadamente hemos creado una sociedad que honra al siervo fiel y olvida el don sagrado.

Sobre su mayor descubrimiento (con sentido del humor): A veces me pregunto cómo llegué a la teoría de la relatividad: creo que una persona normal nunca deja de pensar en términos de espacio y tiempo, pero como mi desarrollo intelectual fue lento, sólo empecé a pensar en esos términos cuando era casi un adulto. ¿Cómo podría explicar mi teoría de una manera más simple?

No hay comentarios: