domingo, febrero 20, 2005

El Domingo De Nelkita

Danza oriental.

“En las caderas de la Mujer se mecen las estrellas”

El vientre de la mujer es sagrado y sus movimientos se consideran divinos. Se dice que en las caderas de la mujer se mecen las estrellas porque la mujer es un microcosmos que representa a todo el universo.

En algunos pueblos de la antigüedad se pensaba que la fertilidad humana estaba directamente relacionada con la tierra. A las mujeres, que eran las que creaban nuevas vidas, se las atribuía poderes mágicos, por ello tenían danzas rituales y ceremonias relacionadas con la fecundidad.
La danza del vientre servía antiguamente para adorar la parte femenina de los dioses relacionada con la belleza y la fertilidad.

En los antiguos templos egipcios se reservaba a pocas mujeres la suerte de bailar delante de los dioses para implorar sus favores, agradecer sus beneficios y ofrecer dones.
En Egipto existían dos tipos de bailarinas: las ghawazee (gitanas) que bailaban al aire libre o
en el campo, normalmente para audiencias de clase social baja. Actuaban con un pequeño grupo de músicos que solían incluir mizmar, nay y tabla. Las awalim eran mas respetadas y además de bailar, cantaban y recitaban poesía. Normalmente actuaban en casas de ricos. Los músicos eran: nay, oud, kanoon y tabla. En ambos casos la danza era improvisada.

Durante el S. IV D. C. el Cristianismo y el Islam pasaron a dominar el Medio Oriente. Aunque tomaron ciertas fiestas y ritos paganos y se los apropiaron adaptándolos a su nueva religión, también destruyeron los rituales con culto a las diosas y trataron de eliminar las danzas femeninas relacionadas con la sexualidad y fertilidad.

Con la invasión árabe los sultanes pasaron a conceder privilegios a aquellas mujeres de su harén que, por su danza, destacaban en sensualidad y belleza.
Más tarde, con la llegada de los turcos, esta danza se enriquecería con mayor calidad técnica sin perder por ello su magia, su esplendor y su misterio.

La danza del vientre fue desarrollada para el cuerpo de la mujer; con movimientos rítmicos esta danza es bailada con los pies descubiertos conectados con la tierra distinguiéndose por ser un baile sensual y sugerente basado en movimientos suaves y ondulados donde participa todo el cuerpo, aunque el mayor movimiento se localiza en las caderas, los músculos abdominales y la pelvis.

Las bailarinas usan instrumentos rítmicos como acompañamiento a su danza. También se usan otros objetos como: serpientes que cumplen funciones mágicas y protectoras. En muchas culturas las serpientes están vinculadas con cultos antiguos y misteriosos. Es un símbolo complejo que representa los principios masculinos y femeninos, y también inmortalidad en forma de la serpiente comiendo su cola.

La exquisitez de los movimientos, la belleza de las ondas dibujadas con el cuerpo, la delicadeza de los ritmos y los sonidos mágicos del tambor, laúd, flauta y acordeón en la danza del vientre, ayudan a la mujer a conectar mejor con su interior y crear una energía de alegría y bienestar, que después puede trasladar a su vida cotidiana.

Hay que activar esta energía vital practicando de manera sutil y suave, no venciendo al cuerpo sino consiguiendo su colaboración.

La danza del vientre conecta a la mujer profundamente con su feminidad, pues los órganos internos son estimulados a través de movimientos específicos de la región pélvica, abdominales y de respiración, ayudando de esta forma, al descubrimiento del placer de ser mujer.

Las mujeres que bailan esta danza consiguen, al captar energías positivas, dulcificarse internamente, algo que se deja ver en su mirada. Se liberan de tensiones profundas, y alcanzan una serenidad que proviene del disfrute una danza que les conecta con si mismas. Asimismo se produce una fuerte autoafirmación y la consecución de una mente despejada y con mayor poder de concentración. Se cultiva pues un estilo propio de exquisitez, belleza y delicadeza, sublimando el natural erotismo femenino y convirtiéndolo en una fuente natural de agua viva que sobresale libremente por su generosidad, amor y alegría.

En los países árabes esta danza se conoce como Raks Sharki que significa literalmente Danza Oriental.
El nombre Danza del vientre se empieza a utilizar en el siglo XIX por los europeos que viajaron a los países exóticos en busca de nuevas culturas, costumbres y paisajes. Estos viajeros acuñaron este término sorprendidos por los movimientos de vientre y cadera que no existían en las danzas europeas.

Tenemos que distinguir entre el Raks Sharki (Danza Oriental) y el Raks Baladi (Danza del Pueblo). El raks báladi es una danza más elemental, prácticamente sin desplazamientos y con movimientos de cadera predominantes. El raks sharki es más refinado y rico. Incluye movimientos del folklore egipcio, la danza clásica y la danza contemporánea, con grandes desplazamientos, vueltas y movimientos para todas las partes del cuerpo, aunque los de cadera son también los más importantes.

Actualmente, la danza Oriental en la mayoría de los países árabes es parte de la cultura y una celebración sin un espectáculo de danza oriental no está completo. Prácticamente todas las mujeres árabes bailan raks báladi, aprenden desde niñas en las fiestas y reuniones familiares, pero son pocas las que se animan a ser profesionales, porque ser bailarina no está bien visto en una sociedad tradicional musulmana.
.
.
Nelkita: Es cierto que en la presentación pone que es a partir de las 19:00, pero he quedado (con un chico:P) y lo voy a poner ahora ^_^. PD: Zolsaihan no te enfades :P. Besos. (K)(K)

2 comentarios:

xianseng dijo...

Buenas Nelkita

Enhorabuena por tu columna. Me ha encantado tu post del domingo, además que desconocía toda esa "magia" que giraba al rededor de la danza del vientre.

Sobre la hora que publicaste seguro que Zolsaihan no se enfada :P

Si no le tiramos de las orejas.

Besitos

Nelkita dijo...

Hola Xianseng

Gracias por tu comentario , me ha hecho mucha ilusión y me alegra que te haya gustado.

Con respecto a la hora Zolsaihan fue bueno y sólo me regañó un poquito :P

Besitos.