viernes, febrero 11, 2005

El Té Blanco

Suave, aromático, evocador... el té blanco, prácticamente desconocido hasta ahora, es lo último y más novedoso en el mundo del té. Se produce principalmente en China, en las altas montañas de la provincia de Fujian, cuidando hasta el más mínimo detalle de su producción.


En la mayoría de las regiones en las que se cultiva el té, se cosecha durante todo el año debido a su clima cálido.
Sin embargo, según Barry Cooper, presidente de Stassen North America y experto mundial en té, en Fujian el té no crece durante el invierno y es en primavera cuando se pueden ver los primeros brotes.


Durante sólo unos días, cuando las hojas del té están brotando, después de un invierno de letargo, se recogen únicamente los brotes más jóvenes, aún cubiertos de un corto vello blanco. En este momento los brotes están llenos de energía y de todos los nutrientes. Por todo ello el té blanco (conocido como el Yinzhen (agujas de plata)es un producto tan caro, exquisito y saludable.

Una vez recolectado el té blanco apenas se manipula: se deja evaporar el agua de las hojas y se secan al aire y al sol manteniéndose intactas todas sus propiedades.

Poder antioxidante

El té blanco ha sido descubierto recientemente como el antioxidante más potente de la naturaleza.
Según Janet Pardo, vicepresidente de desarrollo de productos nuevos de Origins, el té blanco es 100% más eficaz que el té verde porque contiene tres veces más polifenoles; un potente antioxidante presente en todos los tipos de té y muy conocidos por aumentar las defensas del organismo y neutralizar la actividad de los radicales libres.

Los radicales libres causan una oxidación de las células que, en ocasiones, pueden provocar cáncer. Gracias a estos polifenoles se neutraliza la acción de los radicales libres.

Por otro lado, el té blanco es capaz de proteger la producción de lípidos 10 veces mejor que el té verde. Además este té por sí solo es bastante más eficaz que la vitamina C y la vitamina E juntas.

Sin contraindicaciones

El auténtico té no contiene conservantes ni colorantes por lo que su consumo no está contraindicado en ningún caso (salvo casos puntuales de alergia). Además el té blanco es el que menos cafeína contiene, la mitad que el té verde. Es decir puedes convertirlo en un sustituto del café mucho más relajante.

Un ritual ancestral

Aunque hay muchos tipos de té (sólo en China se han registrado 12.000) lo que realmente importa es el contenido de las bolsitas del té o del té que se compra a granel, no la forma de prepararlo.
Sin embargo, un elemento más para disfrutar por completo del sabor y el aroma floral del té blanco implica un ritual propio de los Emperadores Chinos.


Calienta el agua (de manantial a ser posible) y justo antes de que empiece a hervir echar un chorrito en la tetera vacía, así evitas que se quemen las hojas.
Vacíala, incorpora el té y añade agua caliente. Déjalo reposar unos 10 minutos y tómalo sin leche, azúcar, limón o cualquier otro aditivo.
Si lo sirves en una tetera de cristal transparente disfrutarás con el movimiento de sus hojas aunque yo prefiero de terracota.



Zolsaihan: Después de varios meses manteniendo este lugar tan especial, nos picó la curiosidad y decidimos poner un contador de visitas. Cual ha sido nuestro asombro al ver que va cambiando de número.

Por eso queremos daros las gracias a todos aquellos que dedicáis un poco de vuestro valiosísimo tiempo a este lugar.

Besos de Corazón.
[k] [k] [k]

Para este post me acompañó una persona muy especial, mientras tomábamos té escuchabamos una canción muy especial que os recomendamos, se llama MEMORIA de LUAR NA LUBRE. El título del disco es Hai un paraiso "En Portugues".

No hay comentarios: