martes, marzo 01, 2005

Admiración Muda

Un joven boliviano, Max Muth A.M., de 35 años, ha fallecido en el incendio de un restaurante barcelonés, tras salvar a cinco cocineras.



No trabajaba en el restaurante; se encontraba allí instalando precisamente una puerta antiincendios. Al estallar el fuego, Max ayudó a salir, una a una, a las cinco cocineras, y luego volvió entrar en el restaurante, sin duda, en busca de más personas en peligro. Su cadáver apareció bajo una mesa, donde se refugiaría del derrumbe del techo, a cuatro metros de la puerta.

Aunque no es la primera vez que ocurre algo similar, es obvio que la vida de Max era única e irrepetible y que la expuso y la perdió para salvar a otras personas, seguramente desconocidas para él. La talla humana de este hombre, a juzgar por la última gran decisión que tomó, es de tal magnitud que nos deja sin palabras. Sólo nos queda la admiración muda ante su bravo y generoso espíritu, y recordar antiguas palabras que nos hablan de la fraternidad entre todos los seres humanos. Esperamos que algo se nos quede dentro, para dar más sentido a nuestro día a día. Ahora, en homenaje a Max.

1 comentario:

aang dijo...

Destino o Karma??
Seguro que tendrá su recompensa!