lunes, julio 11, 2005

Nuevos Eremitas

Jamás salen de su habitación y tienen entre 12 y 30 años, la edad de soñar, amar y triunfar... Pero han decidido desertar de la vida y fabricarse otra, virtual, entre las cuatro paredes de su cuarto.

En Japón hay un millón, pero su perferso ejemplo ya corre como la pólvora en Corea, Taiwan, Hong Kong... Se niegan a participar en la vida cotidiana y practican una forma de autoclausura, encerrados en casa entre las cuatro paredes de su dormitorio. Una enfermedad social juvenil como nunca se había conocido en tierras japonesas. No existen estadísticas oficiales, entre otras cosas porque las familias y la sociedad encubren la situación: sin duda, el fenómeno está aumentando: según algunas estimaciones, afecta a un millón de jóvenes, a casi uno de cada diez. Y las cifras más altas se alcanzan en Tokio, donde, de 32 millones de habitantes, se supone que un joven de cada siete se retira de la sociedad para encerrarse con una intención de que se le pierda la pista.

Es inútil engañarse con que esta 'epidemia existencial' quedará confinada al archipiélago nipón.

La BBC sigue recogiendo artículos e intervenciones de estudiosos de diferentes partes del mundos, que se pueden consultar en la página
www.news.bbc.co.uk añadiendo la palabra clave 'hikikomori'.

El Hikikomori es un joven de entre 12 a 30 años, predominantemente varón, que de repente se aparta de la vida social. Se aleja del colegio, de los amigos y de la familia y tiende a vivir a la contra: duerme por el día y se despierta cuando se pone el Sol para pasar la noche viendo la televisión, leyendo tebeos o con los videojuegos.

No hay comentarios: