martes, septiembre 27, 2005

El filósofo que hablaba como los animales

Quien está decidido a hacer el mal encontrará un argumento que lo justifique.

Apenas sabemos de Esopo, aparte de que nación en torno al siglo VI a C. y que fue esclavo de un hombre llamado Jadmón ( o Janto de Samos). Sus fábulas nos dan una visión compleja y completa del comportamiento humano.

Uno de los acontecimientos más traumáticos de esta década, la guerra de Irak, me recordó la parábola del lobo y el cordero: cómo Bush estaba decidido a invadir el país, se buscó todos los pretextos posibles -armas de destrucción masiva, programa nuclear en desarrollo, vínculos con Al Qaeda-. Cuando Hans Blix, de la UNMOVIC (Comisión de las Naciones Unidas de Vigilancia, Verificación e Inspección), y Mohamed ElBaredei, de la AIEA (Agencia Internacional de la Energía Atómica), afirmaron, en los tensos encuentros del Consejo de Seguridad de la ONU, que no había ningún indicio que pudiera dar pie a tales alegaciones, Bush decidió seguir adelante con la invasión. Ahora, sin armas de destrucción masiva, ha declarado: "Pero quería fabricarlas, que viene a ser lo mismo".
En la parábola de Esopo, el lobo observa al cordero y busca un pretexto para devorarlo. Lo acusa de estar contaminando el agua, a lo que el cordero responde: "El año pasado atacaste a mis padres", insiste el lobo, y el cordero le asegura que en aquella época él ni siquiera había nacido. "Eres un maestro en el arte de convencer, pero todo eso no son más que excusas", dijo una vez más el lobo y, finalmente, mató a su presa. Sadam Husein está lejos de ser un corderito, pero la metáfora sigue siendo válida. Quien está decidido a hacer cualquier mal, encontrará siempre un argumento que lo justifique:

1) Nunca pidas ayuda a quien está acostumbrado a hacer daño. El zorro saltaba un despeñadero, resbaló y se agarró a un espino para evitar la caída. Cuando la sangre le manaba por las patas, le recriminó: "Te pedí ayuda y me heriste". "La culpa es tuya", dijo el espino. "¿No sabes que yo nací para herir a todo el que se me acerque?".

2) Si no consigues lo que quieres, no culpes a los demás. El zorro se estaba muriendo de hambre cuando de pronto vio un racimo de uvas. Intentó alcanzarlo, pero cuando vio que todos sus intentos eran vanos, siguió su camino pensando: "Seguramente, esas uvas estaban verdes".

3) Lo que hoy es lo ideal, mañana puede ser mortal. Dos ranas que se morían de sed descubrieron un pozo lleno de agua. Una previno a la otra: "Tenemos sed porque la tierra está seca. Este pozo también se va a secar, y después de bebernos el agua, ¿cómo volveremos a la superficie?". Decidieron que más valía seguir sedientas que buscan una solución aparentemente fácil.

4) No dejes que tus victorias te impidan conocer tus límites. Dijo el mosquito al león: "Sé que tú eres más fuerte que yo, pero yo puedo volverte loco". Y le estuvo picando en la nariz, dejándolo en ridículo. Contento por haberlo vencido, salió con ganas de contar su victoria, pero enseguida cayó atrapado y murió en una frágil tela de araña.

5) Más vale dejar que el mal se aparte de ti que intentar controlarlo. El león entró en la hacienda de un labrador, que inmediatamente cerró las puertas. Mientras iba a una hacienda vecina para pedir una escopeta para matar al león, éste devoró a los animales y entró en la casa. Al regresar, el labrador vio que su familia estaba amenazada de muerte, y decidió abrir las puertas para que el animal pudiese escapar. Y aún tuvo que oír la recriminación de su mujer: ¿Por qué mantener cerca de ti cosas que no puedes dominar?

6) Las luchas inútiles sólo sirven para disfrute de los espectadores. Un león y un jabalí llegaron a la vez a una laguna y discutieron sobre quién debía beber primero. Cuando se preparaban para librar una lucha a muerte, se acercaron buitres y hienas. Dijo el jabalí al león: "Bebe tu primero, y yo beberé después. Prefiero tener el orgullo herido que servir de espectáculo a quienes viven de mirar, criticar y alimentarse de los valientes".

1 comentario:

pienso que.. dijo...

Bush y todos los políticos jajajaja que falsantes!!!

Muy bueno el texto