viernes, octubre 14, 2005

Acepta lo Amargo y lo Dulce

Una sensación que en un momento es intensa y al siguiente ha desaparecido no puede llamarse amor. (Kabir)

La condición humana está sujeta constantemente a experiencias amargas y dulces. Sin embargo, cuando vivimos una experiencia dulce queremos conservarla y asegurarnos que nunca desaparecerá. Y cuando vivimos una experiencia amarga queremos alejarla, volvernos insensibles, retraernos. Pero desde el punto de vista zen, un sabor amargo es amargo, y un sabor dulce, dulce. A lo largo de la vida hemos de saborearlo todo. Si escupimos algo, tenemos que saborearlo más tarde el doble.



La mayoría de nosotros vivimos la vida buscando las experiencias agradables y rechazando las desagradables. Pero esa forma de vivir nos roba el equilibrio, nos limita muchas experiencias. Nos encierra en un falso capullo protector que de cualquier forma siempre está resquebrajado. No sólo las relaciones sino la misma vida está llena de conmociones y golpes repentinos. Nuestras más anheladas esperanzas no están más que a un paso de nosotros. Ésa es su naturaleza. Al negarnos a saborear la amargura y la miel, estamos negándonos a formar parte de la inefable naturaleza del amor...

6 comentarios:

REI UBU-KOWISKI dijo...

Viva e deixe viver!!

Sopor eterno dijo...

Me quedo con el sabor dulce de las cosas, aunque del amargo tambien se aprende..hay que experimentar todas las sensaciones para llegar a ser luz espiritual.

Un besito

pienso que... dijo...

... he saboreado demasiadas cosas amargas:P ya va siendo hora que pruebe cosas dulces ¬¬...

Sopor eterno dijo...

tambien me gusta mucho el sabor agridulce, como la salsa de los chinos..esta buenisima,jajaja

Me ha encantado hablar contigo hoy echaba de menos esos ratitos, aunque faltaba uno...pero bueno, que le vamos hacer.

Un beso agridulce

Zolsaihan dijo...

Cuando se aclare se conectará más amenudo. "me imagino":P jejeje

sedyas dijo...

Impresionante foto! Además de escribir realmente bien, realizas buenísimas fotos (bueno, son tuyas, no?).
Un saludo
-Sed