sábado, octubre 29, 2005

El Círculo de Mahamudra

Nuestros cuerpos se fundirán en uno...

Cuando dos amantes están en profundo orgasmo sexual, se funden mutuamente; entonces la mujer ya no es la mujer, el hombre ya no es el hombre. Son como el círculo de yin y yang, contactando uno con otro, encontrándose en el otro, fundiéndose, sus identidades quedan olvidadas. Por eso el amor es tan hermoso. Este estado se llama mudra; este estado de profundo orgamo se llama mudra. Y el estado final de orgasmo con la totalidad se llama Hahamudra, el gran orgasmo.

Orgasmo es un estado en el que dejas de sentir tu cuerpo como materia; vibra como energía electricidad. Vibra tan profundamente, desde la base misma, que olvidas completamente que es algo material. Se convierte en un fenómeno eléctrico, y es un fenómeno eléctrico. Ahora los físicos dicen que no hay materia, que la materia sólo es apariencia; en el fondo, lo que existe es electricidad, no materia. En el orgasmo, llegas a esa capa más profunda de tu cuerpo donde la materia deja de existir, donde sólo hay olas de energía; te conviertes en energía danzante, vibrante. Ya no sientes los límites, son pulsantes, ya no son sustanciales. Y tu amada también pulsa.


Y poco a poco, si las dos personas se aman y se rinden una a la otra, se rinden a ese momento de pulsación, de vibración, de ser energía, y no tienen miedo...


Porque cuando tu cuerpo pierde los límites, es como la muerte; el cuerpo se convierte en algo vaporoso, el cuerpo evapora la sustancialidad y sólo queda la energía, un ritmo sutil, pero tú te sientes como si no fueras. El amor es como la muerte: mueres en lo relativo a tu imagen, mueres al pensamiento de que eres un cuerpo; mueres como cuerpo y evolucionas como energía, energía vital.

Y cuando los esposos, o los amantes o compañeros comienzan a vibran siguiendo un ritmo, los latidos de sus corazones y sus cuerpos se juntan; se produce una armonía: entonces ocurre el orgasmo y dejan de ser dos. Éste es el símbolo del yin y el yang: el yin entra en el yang, el yang entra en e yin; el hombre entra en la mujer, la mujer entra en el hombre. Ahora son un círculo y vibran al mismo tiempo, pulsan juntos. Sus corazones ya no están separados, sus latidos ya no están separados: se han convertido en una melodía, en una armonía. Es la mejor música posible; todas las demás músicas sólo son nimiedades, sombras, comparadas con ésta.

Esta vibración de dos como uno es el orgasmo. Cuando esto mismo ocurre, no con otra persona sino con toda la existencia, entonces es Mahamudra, entonces es el gran orgasmo.

Zolsaihan: En el post del jueves sentimos en nuestros cuerpos el erotismo, no obstante, no nos podíamos olvidar del sexo, el cual, siempre va unido. Espero os haya gustado y sobre todo, os haya enseñado otra visión de la sexualidad...

5 comentarios:

Sopor eterno dijo...

wuoooo!!@_@ yo no sabia esto, que dejaba de ser materia para convertirse en energia electrica...

Mahamudra,el gran orgasmo,juas.

Interesantisimo post Zol, cada dia me sorprendes mas,muy bueno en serio..

Besitos

pienso que... dijo...

... es interesante y a la vez asombroso ver los otros puntos de vista. Es como si pudiésemos ver a través de los ojos de Zolsaiha...

... hace un rato lo pude sentir...
...

Sopor eterno dijo...

pienso que:
hace un rato lo pude sentir..

Con esto quieres decir que ha habido temazo?jajajaj no sera pa dar envidia no?

Me parto contigo, le voy a decir a Zol que te haga un blog...

Angie dijo...

Me parece que el orgasmo es algo indescriptible, pero me ha gustado mucho tu forma de hacerlo. Para mí cuando tienes el orgasmo es como si no existiera nada más en el mundo.

Darilea dijo...

No sabía que se llamaba así.
Pero me gusto tu manera de definirlo.
Un ser dentro de otro,
dos en un mismo fluido
un mismo sentir
un mismo latido
el ying y el yang.
Interesante.
Un besito.