miércoles, diciembre 14, 2005

¿Adónde se ha ido el amor?

La pregunta "¿Adónde se ha ido el amor?" es una de las más habituales qeu se hacen las personas que están afrontando un cambio en su relación.

Esta pregunta les produce un gran dolor porque recuerdan la alegría que en el pasado sintieron y que ahora s ha convertido en desdicha. No tienen idea de lo que ha ocurrido, de quién ha tenido la culpa ni de adónde se ha ido el amor.


El amor, por supuesto, no se ha ido a ninguna parte. ¿Adónde podría haber ido? Del mismo modo que los nubarrones aparecen de pronto y ocultan el calor del sol, también surgen oleadas de negatividad y dificultades que interceptan temporalmente el fundamental amor que sentimos. Esas oleadas no son permanentes, pero forman parte del panorama de la vida que siempre está cambiando. Desde el punto de vista del zen, hay que preguntarse: ¿quién es el anfitrión y quién, el invitado? ¿Es pasajero aquello que, al final que un invitado, llega y se va, y es absoluto aquello que, al igual que un anfitrión, permanece?


Si no comprendemos esta cuestión, las relaciones que mantengamos nunca se apoyarán en una base estable. La mayoría de la gente considera la temporal manifestación del dolor, la ira, la soledad y el pesar como el anfitrión: la verdad fundamental de las relaciones. En ese caso, la presencia fundamental del amor se ve como una manifestación temporal, como algo que desaparece fácilmente. Pero es precisamente lo contrario.

No podemos vivir una vida de amor ano ser que sepamos aceptar los cambios que ocurren inevitablemente, absorber los golpes recibidos y colocar todo eso en el contexto adecuado. Al hacerlo, descubrimos que el amor nunca se va a ninguna parte. Está presente a lo largo de todos los cambios acaecidos. El amor no es algo estático, sino una parte del proceso enorme que incluye dolor, alegría, amargura y dulzura. Es crucial saber recibir los cambios que la vida nos presenta de una manera que nos permita crecer.

5 comentarios:

Cintia dijo...

Tienes razón el amor no se va a ningun lado, creo que deja de tener las fuerzas que en un principio tuvo, como también a veces confundimos amor con obseción o cariño...
el amor no se va, solo deja de tener esa fuerza y pasión que tuvo en el inicio....
saluditos

Mala LUA dijo...

El amor en mí nunca se ha ido, ni se irá... pero si se ha escondido y teme asomarse por si vuelve a sentir dolor... y creo que nos pasa a los que no queremos perder nuestro corazón por la incompatibilidad con otras personas.

Muy lindo tu texto.

Besos.

Zolsaihan dijo...

^_^ son las 8:09 de la mañana, me levanto y además del zumo de naranja, mi cucharada de miel ... disfruto de lindos comentarios, Gracias ^^

Sopor eterno dijo...

A donde se ha ido el amor??el mio se ha ido por una ventanita magica...que por mas que haga ya nada volvera a ser como antes y sin duda soy yo la anfitriona..

nauta dijo...

Hola Zolsaihan!!:
Un secreto: el truco para encontrarlo es olvidarse de quien lo busca (es decir, olvidarse de uno mismo)
Abrazo