domingo, enero 29, 2006

El Domingo de Nelkita

Este fin de semana estuve en casa de Zolsaihan. Como buena anfitriona me invitó a una taza de té y un poco de Yokkan. Aprovecharé esa invitación y la esencia a mi entender de Tomar una Taza de Té.
Al beber una taza
de té verde,
detuve la guerra.
¿Qué te verde es éste?¿Cómo podemos aprender a beberlo? A fin de beber realmente una taza de té verde, de detener la guerra, interna y externa, primero debemos tornarnos receptivos. Debemos apreciar profundamente la taza en la que se sirve y los esfuerzos de quienes han hecho posible que llegue hasta nosotros. Nuestras bocas deben hallarse suficientemente vacías como para degustar esta taza de té. Y claro está, no podemos limitarnos a tragarlo. Lo recibimos sorbo a sorbo. Honremos al té verde y éste nos honrará a nosotros.
Es la única manera de que el té verde puede detener la guerra que ruge nuestro interior.
Una vez que nos volvemos simples y conscientes, la mente violenta queda desenmascarada y sus mentiras y perjuicios a la vista de todo el mundo. Entonces no resulta tan difícil acabar abandonándola. Dejamos de lado la noción falsa de que el mundo exterior y las personas que lo pueblan son enemigos a los que hay que conquistar, humillar o herir. Soltamos el desear nuestro bien antes que el de otros, o de sentir que pueden interponerse en nuestro camino.
El momento en que realizamos que todos somos uno, sometidos exactamente a los mismos anhelos y presiones, hermanos y hermanas, viviendo brevemente en esta tierra, resulta sorprendente.
Y para terminar, al igual que he empezado, me gustaría compartir con vosotros este bello poema:
Prométeme
prométeme en este día,
mientras el sol justo empieza a asomar,
que aunque te derriben
con una montaña de odio y violencia,
recordarás, hermano,
que el hombre no es nuestro enemigo.
Y que un día, cuando te enfrentes
solo a esta bestia,
con tu coraje intacto, y tus ojos benévolos,
que de tu sonrisa
brotará una flor.

1 comentario:

Alma dijo...

Sabes? eso que te pasa a ti con el té, me pasa a mí, pero con el café;)
Cuídate, besos y un big abra:
Alma;) (f)
P.D: Un placer volver a leerte, ya era hora de que la inspiración, volviera a ti;)