viernes, febrero 17, 2006

Identidad de las Cosas

De como una vez que aceptamos la relatividad de las cosas, debemos escapar de todo intento de sistematización, de definición, de valoración. No fiamos del lenguaje, que al nombrar destruye, no fiarnos del amor, que al amar separa. Y así, con un libre caminar, pasear en el espacio sin límites, en el tiempo inacabable, en el origen sin nombre, en un núcleo que irradia infinitas respuestas. Llegaremos entonces al manantial de la luz oculta, allí donde bebemos lo que somos: la Unidad Primera.
Ziqi de Nanguo, reclinado en su diván, hacia el cielo suspiraba extasiado, como privado de su cuerpo. Yancheng Ziyou, de pie a su lado, le preguntó: ¿Qué te ocurre? ¿Cómo has podido convertir tu cuerpo en un tronco seco, y en cenizas muertas tu mente?
!El hombre aquí ahora mismo tumbado no es el hombre de ayer!
Y Ziqi respondió:
¿Sabes? Hace un momento he perdido mi yo. Aunque oigas la música de los hombres, no oyes la música de la tierra. Aunque oigas la música de la tierra, no oyes la música del cielo.
Ziyou quiso entender ese misterio.
Viento es lo que exhala la Tierra respirando - dijo Ziqi-. Inmóvil hasta que se levanta y braman con furia todas las oquedades. ¿No has oído sus gritos?
Allí en las montañas, en los bosques profundos, las hendiduras de los gigantes troncos sno como narices, bocas, orejas, muecas, tazas, morteros, hoyos y hondonadas; todos ellos susurran, silban, chillan, sollozan, rugen, vociferan. Unos llaman y otros son eco. Unos son dulce brisa, otros huracán desaforado. Cuando el viento poderoso se detiene, las oquedades se vacían de silencio. ¿No has visto tú la danza última de las hojas, de las ramas el último temblor?.
Ziyou replico entonces: Si la música de la Tierra proviene de estas oquedades; y si la música de los hombres proviene de las flautas de bambú; ¿de donde viene la música del Cielo?
La música del Cielo -dijo Ziqi- ¿de dónde viene ese soplo múltiple y plural que penetra en cada cosa y que cada cosa inhala por sí misma? .
Cita: Podemos dejar que la energía de amor circule, en vez de intentar meterla en un bote y guardarla en un rincón.

No hay comentarios: