sábado, abril 22, 2006

¿Que haces?

Creas energía a diario, una cantidad tremenda, pero la echas a perder... A veces con la cólera, a veces con la sexualidad, a veces con la codicia, a veces al competir, a veces sin ninguna razón aparente.. sólo porque la tienes. ¿Qué hacer con ella?
La historia dice así...
Llega Jesús a un pueblo y ve a un borracho, gritando, tirado en la calle. Se acerca a él, sacude al hombre y dice:
-¿Qué estás haciendo? ¿Por qué malgastas tu vida de ese modo?
El hombre abre los ojos y dice:
-Mi señor, estaba enfermo. Me habéis curado. ¿Qué puedo hacer? Ahora estoy sano. Siempre estuve enfermo y confinado en mi lecho. Me habéis curado. ¿Qué debo hacer? Ahora tengo energía y no sé que hacer con ella.
Jesús se siente como si hubiese cometido un crimen al ayudar a ese hombre. Ahora le responsabiliza. Se entristece.
Al salir del pueblo se encuentra a un hombre que intenta suicidarse ahorcándose de un árbol. Ha acabado los preparativos; está a punto de hacerlo cuando llega Jesús, que dice:
- ¡Espera! ¿Qué estás haciendo con un don de Dios tan preciado.. como la vida? ¡La vas a destruir! ¿Acaso te has vuelto loco?
El hombre mira a Jesús y dice:
-Mi señor, ya morí. Me habéis resucitado. ¿Para qué? Ahora tengo problemas. ¡No quiero esta vida para nada! ¿Qué puedo hacer con ella?.

Tenemos energía y no sabemos muchas veces que hacer con ella. Hay gente que dice que mata el tiempo. Matar el tiempo significa matar la vida, la oportunidad de crecer, de madurar, de regresar a casa.
Buda habla de los tipos de energía, del poder que llega cuando no haces nada con tu energía y simplemente te deleitas en su presencia... con un arbolito joven, con una nube blanca, con una flor de loto, con el sol saliendo entre las nubes... con el puro deleite de estar repleto de energía, vibrante, vivo, palpitante.
Cuando pones a trabajar tu energía, la energía se desplaza "horizontalmente". Entonces puedes levantar una casa grande, hacer más dinero, obtener más prestigio, esto y lo otro. Cuando no la tienes trabajando y simplemente te deleitas en su presencia, cuando te sientes feliz de que esté ahí, entonces se mueve en línea vertical. Entonces obtienes amor, meditación, santidad, el nirvana... Siente tu energía vertical y horizontal. ¿Que harás ahora?
Cita: Descubro una fuerza y un coraje cuya existencia desconocía: me ayudan a aventurarme por el lado oscuro de mi alma, me dejo llevar por la corriente, y acabo anclado mi barco en la isla a la que había sido conducida.

2 comentarios:

noemi dijo...

A veces lo mejor que tenemos en la vida lo despreciamos, o no lo notamos..

natzan dijo...

leyendote siempre , para decirte al terminar. precioso. muak