jueves, junio 08, 2006

¿Jugamos?

¿Recuerdas cuando con unas sillas y unas mantas teníamos nuestro fuerte en mitad del salón?
Hace años, con solo la imaginación podías viajar por lugares jamás pensados y vivir situaciones jamás soñadas. Con la simplicidad y con la imaginación jugábamos. Cualquier objeto servía, una toalla era mi capa y ese trozo de madera, mi espada... Soy princesa de Oriente..

Recuerdo (click)...
Recuerdo.(click)...
Recuerdo.(click)...
...recuerdo la imagen del niño jugando con su muñeco de trapo,
su padre, mutilado por la guerra de Sierra Leona, sonríe,
su mujer los abandonó tras la guerra
los mutilados no son muy bien vistos
aunque él dará todo por ellos y les inculcará
que la felicidad no está en lo material
sino en nuestros corazones...
Cita: El camino incluye el respeto por todo lo que es pequeño y sutil. Conoce siempre el momento de tomar las actitudes necesarias.

6 comentarios:

pienso que... dijo...

jejeje. yo también he tenido mis batallitas en el salón de casa con las sillas de comedor jejeje

Lo de Sierra Leona, punto y aparte.

Nelkita dijo...

Wuoo, que de recuerdos de la infancia me han surgido de repente (jugando en la trastienda una caja de cartón se convertía como por arte de magia e imaginación en un coche , un tren o una casita de muñecas), Muy buenas fotos.Final agridulce con lo de Sierra Leona , me he estremecido al Leer tu texto.
Besitos de admiración por todas las emociones que consigues despertar en mi alma con tus palabras.Muaks.

Nelkita dijo...

Pienso que..Miedo me dass, batallando en el salón de tu casa con las sillas del comedor...en plan niño trasto-revoltoso,:P Besitos Traviesos.Muaks.

pienso que.. dijo...

ains dios mio!!!!!!!



me ha contestado mi amor.


fiuuu, zolsaihan petarda juas!

chocoadicta dijo...

Tengo que reconocer que a pesar de la cruda realidad, y sigo viajando con mi imaginación y volando hasta lugares imaginarios, no consigo quitarme de encima esa parte de la infancia...

Nonus dijo...

De pequeño recortaba los mapas del libro de sociales para ir a buscar el tesoro perdido.Y me escapaba de casa con mi mapa antigüo en mi bolsillo.Y me encantaba pinocho.No porque mintiese,sino porque era de madera y quería ser de verdad,de carne y hueso.A nosotros nos pasa lo mismo.Somos de carne y hueso,pero buscamos al Espíritu que hay en nosotros.