domingo, julio 02, 2006

El Domingo de Nelkita

El buen caminante no deja huella.
El buen orador no necesita desmentir.
El que sabe calcular no necesita ábaco.
Quien sabe cerrar no precisa candado ni llave
y sin embargo, nadie puede abrir lo que él cierra.
Quien sabe atar no precisa cuerdas ni lazos,
y sin embargo, nadie puede desatar lo que ata.
El Sabio siempre conoce
el modo de salvar a las personas;
por eso, no hay cosas viles para él.
A esto se le llama lucidez innata.
Así, los hombres buenos
son los maestros de los menos buenos,
y éstos, la materia de aquellos.
Quien no estima a sus maestros,
así como quien no ama la materia de que dispone,
yerra gravemente, por mucho que sepa.
Este es el gran secreto.


Cita: La vida esta hecha de nuestras actitudes. Y existen ciertas cosas que los dioses nos obligan a vivir.

2 comentarios:

prometeoencadenado dijo...

Todo lo que puede cerrarse, puede ser abierto.
Todo lo que se puede atar, puede ser desatado.
Los maestros no lo saben todo; los verdaderos sabios ignoran todo.
Sabe mas la pequeña abeja veraniega que el mayor sabio.
Es zen y no es zen.
Todo es verdad y todo no es verdad, es segun lo encuentres al despertarte.

pienso que.. dijo...

... quien conoce a los demás, es sensato.
Quien se concoe a sí mismo, es sabio.
Quien vence a otros, es fuerte.
Quien se vence a sí mismo, es poderoso.
Quien consigue sus propósitos, es voluntario.
Quien se contenta con lo que tiene, es rico.
Quien no abandona su puesto, es perseverante.
Quien no muere ni siquiera con la muerte, posee la vida.

Me gusta tu comentairo prometeoencadenado :P