domingo, julio 23, 2006

El Domingo de Nelkita

Causa y efecto de nuestras semillas.
Nuestra vida, nuestro karma, se consideran en él la maduración de una cadena de semillas que hemos ido sembrando. Cuando sembramos semillas nocivas, crecen árboles enfermizos. A veces esas semillas se han sembrado hace tantos años que ya ni siquiera nos acordamos, pero las condiciones están ya dispuestas, el fruto de la semilla acabará apareciendo con toda certeza.
Cuando buscamos amor y no logramos encontrarlo,puede deberse a que el efecto de nuestro hambriento y complicado karma está madurando. Al dirigir la atención hacia uno mismo, al modo en que tratamos al mundo y, de hecho, a todas nuestras acciones, por muy importantes o insignificantes que sean, empezamos a ocuparnos de las semillas que estamos sembrando en la actualidad. Ya no necesitaramos vagar por el mundo buscando el amor que nunca podremos tener.

No hay comentarios: