martes, septiembre 19, 2006

Una Enseñanza Especial

Una petición: Un cuento budista...
Era el hombre más rico de la localidad. Un día decidió ir a visitar a un anciano que tenía fama de sabio y santo.Quería recibir algunas enseñanzas espirituales, pues también los ricos envejecen y la vida iba pasando. Pero quiso la casualidad que también estuviera en presencia del sabio el hombre más pobre del pueblo. Había llevado unos bollos que su mujer había preparado para el santo. Entonces, dirigiéndose al hombre acaudalado, dijo el anciano:
-Toma algunos de estos bollos.
Como el hombre rico estaba acostumbrado a exquisitos manjares y los bollos estaban hechos con amor pero con ingredientes pésimos, no pudo evitar que ese aliento le causara mal sabor e incluso asco. Pero el santo insistió:
-Come, come. Ahora te darás cuenta de lo difícil que es la vida de los humildes.
Come, come..¡Ah!, y esta es mi enseñanza para ti: que tomes consciencia de las dificultades de los pobres y ver si así empiezas a ayudarles un poco.

El rico esperaba una enseñanza muy especial, tal vez incluso muy enigmática, pero el maestro le había procurado la enseñanza más simple y más hermosa.
Cita: Mente clara, corazón tierno. Mente lúcida, proceder correcto. Por encima de todo, lo más esencial: ser conscientes del sufrimiento de los demás y, en lo posible, tratar de aliviarlo.

No hay comentarios: