miércoles, diciembre 06, 2006

Constantine

De naturaleza híbrida, viven entre nosotros ocultos en la ignorancia de la gente, y solo algunos pocos los han podido ver como tales.
Las primeras luces del amanecer brillaban en toda su extensión. La luz grisácea de la Luna llegaba a su fin, pues el caluroso sol ya se divisaba a lo lejos.
Descubrí a una dama angelical muy hermosa en aquel salón iluminado por candelabros,… como doncella de un cuento, su cabello era largo, sus pies ligeros y sus ojos salvajes. Un esplendor iluminó el lugar, dos grandes alas salieron de sus omoplatos desnudando el secreto que solo algunos pueden ver. Su cuerpo desprendía un halo brillante, blanquecino que casi cegaba mis ojos.
Se escucho el silencio en aquel lugar dejando entre abierto el lagrimeo constante de la mirada de aquella mujer mayor que se tornaba escarcha lentamente… y casi podía advertían la inminente llegada de un invierno triste para ella. Fue cuando si de un sueño se tratase, el hermoso ser acarició las manos y el rostro de la mujer llevándose toda la tristeza. El momento fue breve, dulce y lleno de esperanza. La gélida luz iluminaba a la mujer, la sonrisa apareció en el rostro de la mujer.
Zolsaihan: Aún tengo la estampa de su rostro vivo y la mano de aquella mujer mayor que se aferraba a su corazón sintiendo la energía que un día, la antigua niña, sentía día a día y que con el tiempo fue perdiendo.
El ángel continuó su camino dejando atrás la dulce esperanza en aquella mujer mayor que sonrió al ángel de sus canciones, al tiempo que su alma desparecía en la más absoluta felicidad. Jamás volvería a estar enferma…


Zolsaihan: Observo en mi interior la imagen de ella sentada abrazando con sus alas a la mujer mayor y susurrándole bellas palabras que traerán el consuelo y la luz que su corazón necesita. Afortunada, todas las mañanas me cruzo con ella.
Recuerdo de un ángel llamado Elian.

1 comentario:

pienso que.. dijo...

yo también conozco a un ángel. Se llama Nelkita

jijiji chincha