domingo, marzo 18, 2007

La Cumbre Florecida

Aves sin número en vuelo al infinito;
de nuevo el esplendor del otoño en la montaña.
Trepo y desciendo la florecida cumbre.
¿Cuanto acabará mi melancolia?

Puesta de Sol. Gime el viento entre los pinos.
Camino a casa, se evapora el rocío de la hierba.
A través de las nubes, la luz invade mis huellas;
el verdor de la montaña acaricia mi ropa.

No hay comentarios: