domingo, marzo 25, 2007

La Inocencia

En un adulto, la inocencia no es lo mismo que la credulidad o la ingenuidad; al contrario, es una cualidad que llega con la madurez y surge como resultado de la experiencia vital de que confiar en la guía del corazón resulta siempre la mejor manera de afrontar los altibajos de la vida.
La inocencia es la habilidad de prestar atención a la voz interior de la intuición y de responder espontáneamente a la vida que se despliega en el ahora. Una persona inocente no trata de ser una autoridad omnisciente, y no tiene ningún interés en cargar con el peso de los conocimientos aprendidos de otras fuentes. Una personas inocente aprende viviendo cada momento al máximo, y le entusiasman e inspiran hasta los incidentes más corrientes. Alguien que es inocente tiene la cualidad estimulante y refrescante de los niños, que emana de la sencillez sin afectación, despreocupada de la necesidad de demostrar algo. Es una cualidad íntegra, no infantil o menesterosa. Es estar contento siempre por ser, completo en sí mismo. Los bebés y los niños muy pequeños irradian esta cualidad: todo es nuevo para ellos, y están continuamente fascinados y asombrados. Todavía no han sido programados para tener preferencias, tener ideales fijos o luchar por conseguir resultados. Y aunque puede ser necesario creados para cierta coraza para vérnosla con el mundo, el problema radica en que, para cuando ya no necesitamos protegernos, hemos perdido el contacto con esta cualidad inocente y no sabemos cómo volver a recuperarla.

Debido a nuestra formación y educación, la mente puede ser combativamente contundente a tratar de convencer al ser inocente de que es demasiado vulnerable para soportar las pruebas y las tribulaciones de la vida. Si sucumbes a esa creencia, entonces se vuelve necesario elaborar una estrategia para proteger las cosas importantes, elevar tu posición o realizar “mejoras” en tu persona.
Si ves que estás racionalizando tu conducta, tratando de tapar tus huellas para cubrir las apariencias, es hora de renovar tu relación con tu ser inocente. Sólo confiando en la vida, estando abierto y disponible a ella, puedes llegar a conocer el gozo.
Cita: La vida es un florecimiento continuo, momento a momento, no un problema que hay que resolver. Cuando e vive en el aquí y ahora, no hay necesidad de defenderse. Por donde quiera que mires, hay una oportunidad para el asombro; lo único que necesitas es mirar con los ojos inocentes de un niño.
Un Zeus el "Inocente", ¿donde estarán mis zapatillas?... :Zolsaihan

No hay comentarios: