martes, febrero 27, 2007

La Central Eléctrica

En algún lugar de mis recuerdos guardaré esta imagen, y con ella, los sentimientos que pude sentir en las desgastadas paredes de aquella fortaleza...

Camino entre la densa arboleda funesta que marca un camino embarrado y estrecho hacia un lugar mágico que pocos recuerdan y otros tanto nunca han visitado...
Un arco de espinos me da la bienvenida al lugar acariciando mi cuerpo, haciendo retornar en mi cabeza, cuentos antiguos de viejas brujas, que en antaño leía noche tras noche bajo las sábanas. Fueron aquellas pisadas en el lodo las que me guiaron a través de ella.Como una gota de sangre recorrí todas sus venas y sumida en su interior, sentí el frío del desgaste, las lágrimas de color negro en sus paredes y el metal oxidado de su armazón. Me alejo de ella con el sonido ensordecedor del agua recorriendo sus entrañas y generando a su vez la energía deseada por todos...
Cita: Sin huella, no es necesario esconderme. Ahora el viejo espejo lo refleja todo. La luz otoñal humedecida por la niebla borrosa.
Recuerdo de una Chocoadicta:Zolsaihan
Vieja Central Eléctrica de Ronda:TqNelkita

viernes, febrero 23, 2007

El Oráculo dijo...

Aumenta todo lo bueno y verdadero. Incrementa todo lo que nutre y es enriquecedor, dentro de ti y para los demás.
En un momento de oportunidades doradas, lo que no sea compartir abundantemente peca en exceso por defecto. Se ha dicho, de muchísimas formas aquí, y hay que volver a decirlo aquí y ahora, que dar es mucho más dulce que recibir.
Hoy e día parece ser mucho más excepcional oír hablar de hechos de generosidad sincera y abierta que hayan sido realizados sin la expectativa de lograr recompensa o reconocimiento. Esos actos de bondad exquisitos fortuitos no son algo que leamos a menudo en los periódicos. Rara vez son mencionados en la televisión. Por el contrario, es mucho más a probable que oigamos hablar de los que han amasado fortunas y utilizado esa riqueza para expandir su poder adquisitivo.
Sin embargo, cuando nos enteramos de algún acto inexplicable de generosidad y cariño, nos paramos a pensar, nos sentimos conmovidos, y, de alguna manera, parece que nuestras vidas se benefician con ello. No tiene sentido que algo bueno que sucede al otro lado del mundo nos enternezca, pero lo hace. Parece ser una ley cósmica que la bondad ejercida libremente tiene el potencial de expandirse de manera exponencial. Parece contribuir muchísimo a curarnos a nosotros mismos y a nuestro planeta.
La generosidad es algo sencillo, y sus verdaderos beneficios se sienten dentro. Se revelan cuando el espíritu no tiene límites, en vez de estar constreñido por la avaricia o la estrechez de miras.
Entonces, dar se convierte en recibir, en expandir y enriquecer nuestros corazones. Es trágico estar encogido y contraído; es mágico la riqueza interna y esparcirla sin reservas. Mucho más nos está disponible cuando actuamos con una actitud de «más» en vez de «menos».


Date un paseo por la naturaleza durante la plenitud del a primavera, preferiblemente en un lugar rebosante de flores. Considera cómo toda esa riqueza, esa belleza y ese esplendor se pone a disposición de todos para que los disfrutemos, lo merezcamos o no. La naturaleza no se refrena: nunca es tacaña. Sus periodos de aumento son épocas que benefician a toda la vida, no sólo a unos pocos. Es la benefactora suprema. Hace crecer flores a nuestros pies, trae la lluvia para saciar nuestra sed y el canto de los pájaros para deleitar nuestros oídos, y pinta el cielo de tantas estrellas que somos incapaces de contarlas. Los humanos cosechamos los beneficios de esa abundancia cuando actuamos con voluntad de compartir.
La época de El Aumento es un periodo para la observar la Naturaleza y que ésta nos guíe; para aprender de esa fuente abundante y generosa. Siguiendo sus pasos, llegarás a comprender la compasión, a experimentar la serenidad y a descubrir tu propia capacidad ilimitada de llegar a ser lo que pueden ser, y a su vez, ayudar a otros a desarrollarse hasta alcanzar la más completa realización de su potencial.
Cita: Así lo dijo esta mañana el oráculo.
Estaré en el campo :Zolsaihan
Observando a Buda :Fotografía

domingo, febrero 18, 2007

Oferta Inmobiliaria...

SE alquila piso Patera:
45 metros. Diez inquilinos. SiN BaÑO.
120 euros por colchón.
IMPoRTAnTE: Sólo inMigrantes...

...en España; 12.000 estimadas :Localización
Servido junto a las pastitas del té,:Zolsaihan
artículo del periódico del Domingo.Zolsaihan

Poema Japonés: Así es la vida: siete veces abajo, ¡ocho veces arriba!.

viernes, febrero 16, 2007

Pequeñas Vacaciones


Como el cielo vacío, carece de límites,
pero está en su lugar, siempre profundo y claro.
Cuando tratas de conocerlo, no puedes verlo.
No puedes agarrarlo,
pero no puedes perderlo.
Al no poderlo tomar, lo tomas.
Cuando callas, habla;
cuando hablas, calla.
El gran portón esta abierto de par en par para dar limosnas,
y ninguna multitud bloquea el camino.
Zolsaihan: Perdón ^^" descuidada, me olvide de mi pequeño universo. Ahora vuelvo a él...

viernes, febrero 09, 2007

Cita: "Algunos filósofos se han limitado a interpretar el mundo de distintos modos; de lo que se trata es de transformarlo."

jueves, febrero 08, 2007

Intacto, desapegado...

Felicidad o tristeza: cualquiera que te acontezca, sigue tu camino intacto, desapegado
Sería un hecho muy importante si en el futuro algún día empezáramos a cambiar los patrones de nuestros idiomas, pues están muy arraigados en la ignorancia. Cuando sientes, hambre, inmediatamente dices: Estoy hambriento, lo que crea una identificación y te da la sensación de ser tu el hambre. No lo eres. El lenguaje debería ser de tal manera que no diera esta noción equivocada – estoy hambriento. Lo que realmente ocurre es que estas observando que el cuerpo tiene hambre; estas observando el hecho de que el estómago está vacío, que desea alimento -pero no eres tú.
Tú eres el observador. Siempre eres el observador, nunca eres el que hace. Siempre permaneces como un observador distante. Afiánzate más en la observación –Buda lo llama vipassana, visión interior. Mira con los ojos interiores lo que esté ocurriendo y permanece intacto, desapegado.Un rudo y antiguo luchador indio volvió tambaleándose al campamento con siete flechas que le atravesaban el pecho y las piernas. El doctor lo examinó y observó: Un aguante asombroso.¿No le duelen?El veterano gruñó: Solo cuando me río.De hecho, no deberían dolerle ni siquiera entonces, y no le duelen a Buda. NO es que Buda no sienta dolor si lo atraviesas con una flecha. El dolor existe. Incluso puede que no sienta más que tú, porque la sensibilidad de un Buda es optima; tú estás insensible, apagado, medio muerto.
Los científicos dicen que solamente dejas que un dos por ciento de la información llegue a ti; el noventa y otro por ciento se mantiene fuera de ti, tus sentidos no permiten que se introduzca. Solo llega el dos por ciento del mundo; el noventa y otros por cierto queda excluido. Para un Buda el cien por cien del mundo está disponible, por lo tanto, cuando una flecha atraviesa a un Buda, lo hiere al cien por cien. A ti solo te hiere un dos por ciento.Pero existe una gran diferencia: un Buda es un observador.
Le duele, pero no le hiere a él. Lo observa como si le estuviera sucediendo a otra persona. Siente compasión hacia el cuerpo –siente compasión, tiene compasión hacia su cuerpo-, pero sabe que él no es el cuerpo.Lo cuida minuciosamente porque respeta el cuerpo. Es un magnifico sirviente, una buena casas donde vivir –lo cuida, pero permanece distanciado.Aun cuando el cuerpo se esté muriendo, el Buda sigue observándolo. Mantiene su observación hasta el último momento. El Buda muere y sigue observando su cuerpo muerto. Si alguien puede observar hasta tal extremo, ha ido más allá de la muerte.
Zolsaihan: Más ocupada y confundida...

sábado, febrero 03, 2007

«Todo fluye y refluye; todo tiene sus períodos de avance y retroceso, todo asciende y desciende; todo se mueve como un péndulo; la medida de su movimiento hacia la derecha, es la misma que la de su movimiento hacia la izquierda; el ritmo es la compensación.»