sábado, febrero 07, 2009

Una Infancia muy Especial

El hombre honesto considera las cosas desde el punto de vista de la justicia; el hombre vulgar, desde el punto de vista de su interés.
Rodeada de intensos colores verdes juego con las mariposas por este bosque encantador en medio de las montañas. Tumbada contemplo el caer de las gotas en el placido manto de flores e hierba que me sirve de colchón mágico. Siento el brotar del olor a tierra mojada. De fondo se escucho el croar de las numerosas ranas o de algún pájaro posado en una ramita. Cierro los ojos, sonrio…
La dulce voz de mi madre susurra mi nombre…
- Hajira levántate, vamos ya es la hora…
Abro los ojos; una luz intensa ciega mis ojos, apenas puedo abrirlos. Mi cuerpo ya no se siente tan ligero, tan libre, el dolor invade cada célula de mi cuerpo. Poco a poco vuelvo a recobrar la visión, ahora todo empieza a oscurecerse. Asustada contemplo que mis manos están sucias de una sustancia negra, mi ropa, todo mi cuerpo. Giro la cabeza y veo a mi que también esta sucia.
- ¿Dónde Estamos mama?
- Estamos en Dacca, en casa.

Su sonrisa es diferente, angustiada le pregunto donde están las flores, donde esta el campo, ella gira la cabeza y dice;
- Hajira solo fue un sueño...

Vive en Dacca, capital de Bangladesh. Con solo 8 años Hajira trabaja extrayendo las varilla de carbono de las pilas para su posterior reciclaje. El Carbono y el zinc invade todo e lugar provocando infecciones por inhalación, vomitos, úlceras de estómago, irritaciones en la piel, náuseas y anemia. Con una Jornada laboral de 14 horas diarias, Hajira es retribuida con 10 céntimos de Euros por cada 1000 varillas que limpia.
Zolsaihan: Pensareis que la culpa es de las multinacionales que abusan de los países tercermundistas…, no lo negaré (la prueba es evidente) y añado; aún más de los gobiernos que permiten que su pueblo sea tratado así. Que talan nuestros bosques, ensucian nuestras aguas y nuestro aire. Nuestra comodidad nos impide luchar, cuando nos hablan de esfuerzo, lucha, entrega, sufrimiento, nos volvemos a sentar en nuestro confortable sillón. (la esperanza nunca se pierde, hay ángeles entre nosotros)…

3 comentarios:

Fernando dijo...

Hola se extraña mucho tus comentarios..., de tú hermoso y mágico blog.
Respecto al tema sobre el que escribes, uff dura realidad, tus palabras me dan mas fuerza y sentido para seguir luchando porque eso no siga ocurriendo.
Cariños desde Chile,
Fernando

Pienso que... dijo...

Namaste querida Zolsaihan

Tienes razón cuando dices que la culpa es de las multinacionales que se benefician de forma cruel con las pobres gentes. No olvidemos que son humanos, como tu y como yo y como todos vosotros. Que no se merecen una vida así, por mucho que a nivel espiritual tengan que aprender.

Pero también es culpa de nosotros, malditos consumidores. Añado a mi comentario el Famoso COLTAN, para quien le pique la curiosidad que busque en google. Somos culpables de consumir, de permitir a los gobiernos, y como bien dices de acomodarnos y limpiarnos los pecados con sucias aportaciones a ONGs. Alabo la fuerza de los voluntarios, de los activistas, de todo aquel que lucha y sufre para que esto cambie.

ME ha encantado volver a tener noticias tuya, espero que te transmitamos mucha fuerza con los comentarios para que sigas : BESOS

yiokun dijo...

la culpa es de todos